viernes, 19 de agosto de 2011

UN RE-DEFINICIÓN ESPIRITUAL




He aprendido en mis muchos años de trabajo interno, que nadie se cura sin una conexión con la fuente espiritual. Pero para conectarnos con esa fuente, tenemos que dejar de proyectar en ella, roles que no le competen.
Conocí hace un tiempo a David, un hermano que tenía una desvalorización total de su persona. Cuando hablamos, le pregunté si sentía a Dios como un Padre autoritario. Se sorprendió, pues así era su concepto de Dios…y así había sido su padre biológico…autoritario. Él estaba luchando entonces con problemas de vergüenza y depresión. Había cargado toda su vida con sentimientos de inseguridad, celos…y todo eso a pesar de años de trabajo interior.

"Así que has proyectado a tu padre en tu concepto de Dios?"-le pregunté mientras compartíamos un té. Como esperaba…me contestó que suponía que sí..y al rato, cuando le inquirí si estaba dispuesto a considerar un concepto diferente de Dios, me dijo que sí…por lo que pude darle, otra apreciación…que por supuesto, no espero que tomen como inequívoca…sino solo como una manera de ver al Espíritu o Dios, fuera de sus propias proyecciones…

"Mi experiencia de Dios es que es el espíritu del Amor Incondicional, la Verdad, la Paz y la Alegría. Así como yo sé que cuando me tomo un respiro, el aire entra en mis pulmones, yo sé que Dios siempre está aquí, y puedo sentir ese amor y sabiduría cada vez que mi corazón está abierto. Así como existe la ley de la gravedad, existe la ley del Amor. La gravedad se aplica a todo el mundo y lo mismo ocurre con el amor que es Dios, El Espíritu…o como quieras llamarlo. "
"Utilizamos nuestra computadora para conectarnos a Internet y acceder a toda la información en disponible allí. Pero no tratamos de hacer una investigación sobre un tema usando solamente lo que está programado en la computadora. Pienso en mi mente como mi computadora - que está programada y por lo tanto, es muy limitada. Sin embargo, puedo usar mi mente para estar conectada y acceder a la sabiduría del universo. Cuando mi intención es aprender sobre el amor a mí misma y a los demás, abro mi corazón y luego puedo acceder al amor y la sabiduría que siempre está disponible para todos nosotros
Mi mente no puede saber quién soy realmente, porque ha sido programada por mis padres, maestros, compañeros y medios de comunicación. Pero mi guía espiritual interna sabe quién soy.
"Una de las razones por las que se siente vergüenza, inseguridad y celos es porque permitimos que nuestra mente programada tome el lugar de la guía espiritual interna.
Mientras creamos que Dios es un hombre que juzga, como nuestro padre, no podremos abrirnos a la verdad que está disponible para todos.


"David…aprendió a respirar desde su corazón y dispuesto a re-descubrirse preguntó a su ser superior, "¿Cuál es la verdad?"
Y luego me contó el sueño que había recibido como respuesta…"Ví a un niño dulce, sensible y muy inteligente."
"¿Hay algo malo con este niño?",le pregunté-
"¡No!"…dijo
"Lo ves... es tu mente limitada la que está programada para avergonzarte, diciéndote que no eres lo suficientemente bueno o digno de ser amado.
¿Quieres mantener la definición acerca de ti, que te está dando tu ego, o estás listo para que tu Ser Superior te diga quién y cómo eres realmente? "

Estaba más que listo para abrirse al aprendizaje y permitir que su Ser Superior lo guiara.
Me di cuenta cuando al tiempo nos volvimos a encontrar… era una persona diferente. Había empezado a tratarse con amor a sí mismo y encontró que cuanto más se valoraba, más extrovertido y cariñoso podía ser con los demás. Esta era, según me dijo… la primera semana en años en la que no se había sentido deprimido.
Estaba permitiendo que la Ley del Amor le redefiniera y se expresara a través de él.

¿Están permitiendo ustedes, amados hermanos que su mente les diga cuan poco dignos de amor y valía son?...

DENSE LA OPORTUNIDAD DE VERSE COMO LOS VE EL ESPÍRTU…COMO DIGNOS DE TODO EL AMOR QUE EL UNIVERSO LES ENVÍA…CUANDO ABREN SU CORAZÓN!!!

LOS AMO!

Su Hermana Tahíta-


No hay comentarios:

Publicar un comentario