sábado, 13 de agosto de 2011

LOS MAESTROS QUE CAMINAN CON NOSOTROS…




Hace unos 20 años, me conecté con un maestro que en los planos sutiles, durante el sueño,me ayudaba a acceder a la enseñanza. Éste maestro vivía  en un cuerpo físico en Estados Unidos, aunque yo no le conocía físicamente.
Además de trabajar juntos en otros planos, me enviaba siempre algunos escritos sobre todas las experiencias y pruebas por las que había pasado.
Les trasmito ésta experiencia, en relación con otra que viví…

En los planos sutiles, un Maestro de alto rango espiritual le trasmitía la enseñanza, en sus primeros tiempos como discípulo, de la misma manera que él me las trasmitía a mí. Su maestro constantemente le recalcaba la importancia de volverse un Ser totalmente amoroso, y siempre le preguntaba…¿Me amas?... a lo cual  él siempre respondía enfáticamente que sí.
Una mañana, salía de la oficina en la que trabajaba, en el centro de una gran ciudad estadounidense, cuando debió detenerse a esperar que el semáforo estuviera en verde. De repente, un mendigo harapiento, sucio y maloliente se le puso a la par y te tomó del brazo con fuerza. A desgano, cuando el semáforo cambió a verde, comenzó a cruzar la calle, adecuando el paso al del mendigo, al que ni siquiera quería mirar, y con el cual solo había intercambiado una sonrisa. Al llegar a la otra acera, se detuvieron…pero el mendigo no soltaba su brazo. Él le miró sonriendo…y el hombre le retribuyó…mas no soltaba su brazo, permaneciendo en silencio. Mi maestro..que aún era un discípulo a prueba, pensaba en la vergüenza que sentiría si algún cliente o conocido le viera del brazo de aquel menesteroso…y rogaba que así no fuera. Como pasaban los minutos …suavemente desprendió el brazo del pobre hombre del suyo sonriendo y explicándole que debía asistir a una cita y se estaba retrasando..Dio unos pasos por la acera, cuando desde sus espaldas escucho: ¿Realmente me amas?...Se dio vuelta…mas no encontró, ni buscándole, al mendigo. Se había esfumado. Esa noche…en otros planos…su  Maestro le esperaba sonriendo…satisfecho de haberle demostrado que su Amor, aún no era completo, si no podía abarcar a todos, no importa lo que los demás pensaran-
Unos meses después de recibir éste relato..Perdí mi empleo y tuve la oportunidad de disponer de tiempo para dar algunas enseñanzas sobre Los Sueños…como yo vivía retirada en el campo, una hermana espiritual de la ciudad de Buenos Aires me ofreció compartir su departamento hasta que terminara la serie de charlas. Yo expondría los miércoles y ella los viernes.
Siempre me ha pasado que nunca puedo programar una charla…ya que al conectarme…me cambian el argumento desde otros planos  y solo hablo sobre lo que llega, mas las preguntas de las personas que hacen amenas las mismas. A razón de ello, los miércoles el salón estaba siempre lleno…mientras el de mi hermana, que daba esas charlas sin agrado, permanecía vacío. Una noche, furiosa por  esa circunstancia, me insultó, empujándome por la calle, diciéndome que si yo era un ángel y captaba esa adhesión…no me quería en su casa. Llegamos a la misma y se encerró en su cuarto…ante lo cual, con dolor, puse mi ropa en una valija y me fui…desolada y confundida…pues nada había hecho más que servir.
Cuando llegué al andén del tren subterráneo era más de medianoche, creo…la cuestión era que no había nadie ni en mi andén, ni en el de enfrente, del cual me separaba una doble vía eléctrica. Me sentía tan mal…que no podía hallar consuelo.
De repente…escucho que comienzan a chistarme “chitt...tchittt”…Lo único que me faltaba, pensé, es un pesado molestando a una joven mujer sola, de madrugada…me retiré mirando hacia la pared, decidida a permanecer así hasta que llegara un tren.
Entonces escuché desde el otro andén  …”Lo que te pasó,es solo envidia…No te preocupes…todo está correcto”
Asombrada…me di vuelta y vi a un mendigo, que desde el otro andén me sonreía, con una botella en la mano. Y siguió…” ¡Solo mírate!..Estás rodeada de energía de envidia “
Me miré…y por supuesto no ví nada…mas cuando levanté la vista…el supuesto mendigo ya no estaba…y entre el asombro…solo pude reaccionar para abordar el tren que llegaba. No fue hasta mucho rato después que pude darme cuenta de que  un amado maestro se había materializado para mostrarme que la envidia era la causa del conflicto…y que lo que yo hacía estaba correcto.

LES COMPARTO ÉSTAS EXPERIENCIAS PARA QUE SEPAN QUE NUNCA ESTAMOS SOLOS…Y QUE SI HACE 20 AÑOS YA PODÍAMOS PASAR POR ESTAS DOMOSTRACIONES DE ASISTENCIA..CUÁNTO MÁS AHORA…QUE SE NOS HA AVISADO QUE LOS MAESTROS CAMINARÁN CON NOSOTROS…Y SE MOSTRARÁN.

NUNCA PIERDAN LA FE…NUNCA.
SOMOS AMADOS Y PROTEGIDOS CUANDO ESTAMOS EN SERVICIO…Y NO OLVIDEN QUE PODEMOS ESTAR EN SERVICIO…SOLO HACIENDO ACTOS DE AMOR…AUNQUE NOS PAREZCAN INSIGNIFICANTES…NO LO SON.♥

QUE PUEDAN ALGUNA VEZ TENER SUS PROPIAS EXPERIENCIAS…PARA SABER LO QUE SE SIENTE, PUES SU VIDA CAMBIARÁ!!!

Y QUE SEAN INMENSAMENTE BENDECIDOS!

Les amo-

Su Hermana Tahíta-

No hay comentarios:

Publicar un comentario