martes, 23 de agosto de 2011

LIBRÁNDONOS DE LA IRA



Una de las emociones negativas más difíciles de controlar es la ira. Todos queremos deshacernos de ella, sabiendo muy bien cómo roba la paz de nuestros corazones. Sin embargo, caemos en ella frecuentemente. Es muy difícil de dominar. Y en un nivel más profundo, el enojo reprimido o frustración puede crear otro enemigo muy hostil dentro de nosotros, el resentimiento.
La influencia negativa de la ira es dolorosa no sólo para la persona a la que la ira se dirige. De hecho, es la persona enojada la que más sufre. Las consecuencias de la ira son siempre desagradables, duelen y son difíciles de curar, como una herida abierta en la que se repite el golpe,con agravantes.

Con el tiempo, nos hemos vuelto más conscientes del dolor que provoca la ira a nosotros mismos y a los demás, y hemos tratado de librarnos de ella. Pero siempre regresa, a veces con más fuerza que antes. ¿Por qué creen que sucede esto? Esto ocurre porque desde la primera vez que tratamos de librarnos de la ira no profundizamos en su causa y su remedio.No tratamos de encontrar una solución definitiva.
Sin que nos percatemos, nuestros repetidos brotes de cólera se alojan en la mente subconsciente y, finalmente, establecen su residencia permanente. Sabemos que a lo largo del día estamos siendo impulsados por patrones habituales de la mente subconsciente. Nuestro subconsciente es el amo, y nosotros… sólo el sirviente. Pero no olvidemos el hecho de que el subconsciente es nuestra propia creación, que brota de nuestros pensamientos repetitivos y actos inconscientes.

El Bhagavad Gita Krishna nos dice que la ira nace en la mente que está llena de deseos. Esta sabiduría indica que si nuestros deseos no se realizan, si nuestras expectativas no son satisfechas, si alguien no nos da lo que queremos, la ira estalla, saturando la mente, que se convierte en auto-destructiva
Cuando la ira se reprime y se mastica en el interior,solo aumentamos nuestros niveles de estrés. Pasado un tiempo, esto nos lleva a resentimientos. El resentimiento es nuestro peor enemigo, siembra angustia y frustración en el terreno fértil de la mente inconsciente…aunque no estalle en enojo por fuera..El resentimiento contamina la atmósfera interior de la mente, y puede causar daños graves en el cuerpo. Muchos médicos y curadores saben que a veces, incluso enfermedades terminales que amenazan la vida, son causadas por el resentimiento.

La única manera de librarse de la ira de una vez por todas es que podamos encontrar su causa. Tenemos que encontrar formas prácticas y herramientas para trabajar con la raíz misma, no con su manifestación.

La ley universal de la causalidad (Ley del Karma) nos enseña que hay una semilla detrás de cada manifestación. Nada sucede sin una causa.Y aunque muchos se autoproclamen como habiendo trascendido el karma...lo cierto es que mientras no se produzca un cambio contundente hacia la Ley Espiritual...nadie en encarnación física está exento de él.

Por lo general, la ira es desencadenada o causada por los deseos frustrados del ego, tales como la necesidad de auto-aprobación y elogio de los demás. La tendencia natural de la mente es controlar a los demás y buscar su aprobación. Cuando esto no ocurre, la mente inconsciente crea situaciones en las que el ego herido se siente obligado a tomar venganza. Impulsado por los pensamientos negativos y prejuicios, la ira estalla. Los efectos pueden ser tóxicos, venenosos para la mente y el cuerpo.(En otro momento,les expondré el punto de vista de los maestros espirituales al respecto).

¿Cómo vamos a librarnos de estos patrones inconscientes de la mente? Si realmente estamos interesados en una solución permanente, entonces no hay solución a corto plazo .Tenemos que elevar nuestra mente a un nivel superior, donde ya no seamos esclavos de nuestros pensamientos negativos.Podemos empezar eligiendo solo pensamientos positivos. Tenemos que cambiar la actitud de ser egocéntricos  y superficiales por una vida en la que aceptemos los principios de las Leyes Universales que gobiernan TODO. Estos principios son eternos, los buscadores de la iluminación han experimentado con ellos y los encontraron ciertos. Fueron predicados y vividos por los maestros de todos los tiempos y de todas las tradiciones religiosas del mundo.

El poder desequilibrante de la ira es enorme, por lo tanto, hay una tremenda necesidad de convicción, fuerza de voluntad y práctica continua para transformar la energía hostil en Fuerza Divina.

No se puede matar a la ira, sólo se puede transformar la energía que es la ira en energía de COMPASIÓN.

Una de las mayores prácticas es… tratar de posponer nuestra ira. Si tenemos éxito en hacer una pausa durante unos minutos, podemos ver un cambio inmediato. Para ello..debemos estar alerta! Tan pronto como notamos que comenzamos a sentirnos irritados y ya no podemos pensar con claridad, tratemos de hacer una pausa antes de estallar. Tomemos algunas respiraciones profundas y contemos hasta 50 o 10, lentamente, observando la respiración por unos momentos. Esto nos dará una sensación de paz, casi de inmediato. Experimentamos nuestro ser sensible y no reactivo. Si, durante todo el día, podemos dejar de ser reactivos y despertar a esta capacidad de respuesta, si podemos ver a la otra persona con comprensión, perdón y compasión…encontraremos una enorme alegría y liberación que nos acompañará el resto del día

Si nos enojamos, en ese momento estamos dormidos...no somos conscientes. Es casi como si no estuviéramos allí, la ira está en lugar nuestro. Practiquemos la atención en lo que estamos haciendo, en lo que estamos pensando. Esto conduce a un enorme cambio de pensamientos y actos. Una vez que nos mantenemos despiertos, la Luz de la Divinidad responderá desde dentro nuestro. Cuando el corazón responde, se perdona,con amor, comprensión y aceptación.

La ira y el resentimiento son obstáculos,que nos impiden vivir en paz.. Buda dice: "Aquellos que están libres de pensamientos resentidos, sin duda encontrarán la paz.

Suprimamos elementos de nuestra mente de vez en cuando, vaciándola de recuerdos no deseados del pasado que no tienen energía vital . Es bueno aprender del pasado, pero es una mala idea cargarlo como un cadáver sobre el hombro.

Cuando vayan a la cama por la noche, relajen el cuerpo y realicen  respiraciones profundas, a conciencia, inhalando energía Divina y luz. Lleven la imagen de la persona que ha sido la causa de su resentimiento a su pantalla mental. Delen la bienvenida con una sonrisa y luego le dicen que ya no sienten rabia... que están felizmente liberados de todos los recuerdos dolorosos… y que todo está bien. Abracen a la persona y libérenla en la Luz. Sentirán un profundo sentimiento de alegría, como si una pesada carga se retirara de sus hombros..Repitan esta técnica con regularidad, pero con más y más confianza y expandiendo su amor, convirtiendo así la Gracia Divina y la luz en su propia energía emocional positiva, necesaria para que el milagro suceda.

No se olviden que deshacer lleva más tiempo que hacer. Pero una vez que se deshacen cada uno de éstos lazos, nos quitamos de encima una deuda kármica .

Somos felices o infelices, por los pensamientos que mantenemos en la mente. Procurémonos buenas compañías y un cuota de alegría y risas. Y si estamos rodeados de situaciones negativas, utilicemos las mismas como rocas para escalar a mayores alturas. Desde las alturas se puede echar un vistazo al Mundo Superior de Luz y Amor que brilla más allá de lo físico, en el reino de la trascendencia.

Nuestra verdadera naturaleza es ser feliz y estar en paz. Amor, perdón y compasión son la esencia misma de nuestro Espíritu. NO SOMOS LA IRA. Y EL RESENTIMIENTO … son sólo construcciones de la mente inconsciente que se desvanecerán poco a poco a medida que participemos conscientemente en su disolución.

LA VERDADERA FRAGANCIA DE NUESTRA ALMA ES LA COMPASIÓN…Y NUNCA DESAPARECERÁ…SINO QUE SE EXPANDE CADA VEZ MÁS MARCANDO EL COMIENZO DE UNA ERA DE PAZ .

Desde esa fragancia...los envuelvo en LUZ.

Su Hermana  Tahíta

No hay comentarios:

Publicar un comentario