viernes, 28 de octubre de 2011

COMPASIÓN





La compasión es la aguda conciencia de la interdependencia de todas las cosas. - Thomas Merton



Busqué la definición  de “compasión” en el diccionario, esto es lo que dice: "un fuerte sentimiento de empatía  y tristeza por el sufrimiento o la mala suerte de los demás y el deseo de ayudarles" Tengo que decir que yo no comparto esta perspectiva.



Para mí,  la compasión  nunca se trató de sentir lástima por los demás. La lástima necesita de la comparación…el otro es más desafortunado, más pobre, más desdichado…entonces en alguna manera nos ponemos por sobre ese otro ser.

Tampoco se trata de la voluntad de ayudar a otro solamente. Ver a otros como víctimas y juzgar  su experiencia proviene de una perspectiva muy limitada, una perspectiva que deja de lado nuestra verdadera naturaleza. ELLOS SON DIOS, TAMBIÉN. La compasión nos lleva a honrar  a los otros por la experiencia que elegimos tener. Se trata de una aceptación y un Amor que están más allá de la comprensión de la mente humana.

Es…Ver y sentir la expresión de Dios en cada ser humano  y en toda circunstancia. Es más…es ver a lo que llamamos Dios o Espíritu …en cada cosa manifiesta, de cualquier reino que sea…animal, vegetal o mineral. Y es un sentimiento de inclusión maravilloso que no  pone al otro como víctima, sino como un aprendiz, como nosotros,  experimentándose en la forma…pero un aprendiz Divino.Todos los reinos evolucionan  por medio de experimentar, hasta los que pensamos son inanimados.



Compasión es  el reconocimiento de que este ser cualquiera, que es Divino…no está quebrado, ni perdido…que en cada experiencia…TODO ES PERFECTO. Y que lo que percibimos cuando vemos sufrir a los demás, es sólo la conciencia de que tiene una experiencia. Una experiencia que en algún nivel el ser consciente decidió atravesar

 La sabiduría de nuestra alma, la sabiduría de nuestro ser superior lo sabe. Es una sabiduría que está más allá de la mente, y la compasión no es mental.

Es un sentimiento, es una experiencia, es una parte de lo que en esencia más profunda SOMOS. Y puedo sentirla en forma de ondas de tremendo Amor, que fluyen a través de mí y lava todo concepto erróneo acerca de las limitaciones de cualquier ser.

 Así es... la compasión es ver a Dios en el otro. Y saber  en lo más profundo, que cada uno ha optado por  cada experiencia…y  no sólo aceptar eso, sino honrarlo por ello…por haber tenido la valentía de autolimpiarse y pulirse  en el dolor-

Es al fín…SENTIR EL AMOR DIVINO EN MÍ,  AMANDO AL OTRO, ABRAZANDOLE EN SU EXPERIENCIA, NO CON LÁSTIMA, SINO CON  ACEPTACIÓN Y RECONOCIMIENTO!


Para cantar bajito en tiempos difíciles...

Cuando la noche llegue con prisa

Y no esté lista tu alma

Para la oscuridad,

Pídele al sol que te vista de risa

Y derrame a tu paso

Toda su claridad.



Cuando el amor se te rompa en las manos

Y no sepas qué hacer con tu sed,

acaricia los sueños,

Hasta que hagas llover.



Cuando el silencio forzado

Te abra al secreto más hondo de ti,

Corre al desierto que guarda

El tesoro más grande que podrás descubrir.



Cuando la vida te duela

Y la gente te hiera, no temas seguir,

Piensa que pueden los golpes

Despertar las ganas

De amar y vivir.



Cuanto más hondo cave el dolor,

Más libertad la alegría tendrá

Para hacer su canción.

SIEMPRE, DE MÍ HACIA USTEDES, TIENDO UN PUENTE DE AMOR…INFINITO!

Su Hermana Tahíta-

No hay comentarios:

Publicar un comentario