viernes, 12 de julio de 2013

LA CRISIS DEL AMOR - por Tahíta


Aunque la mayoría de los humanos concordemos en que el Amor es inmensamente importante para todos, no podemos negar que en ésta transición el mismo se halla en crisis…por eso la necesidad de despertar la consciencia y abrir el corazón, aunque nos sintamos más vulnerables. De allí que se dice que el miedo es contrario al Amor. El amor, si bien nos da el poder más grande, también nos hace sentir humanamente vulnerables, y ante ello, nos cerramos como ciertas flores en la oscuridad.

El amor, es capaz de salvarnos de nuestra naturaleza más oscura, no importa lo que los filósofos materialistas digan. La clave es que hablemos realmente de AMOR, no de devaneos emocionales o sentimentales. La base del Amor, de ese que redime, cura y vence todo, es la experiencia directa del Espíritu, la que perfuma en el silencio, la que nos toca cuando justamente no estamos enredados en fuegos externos, de esos que cualquier brisa apaga, dejándonos en más oscuridad.

Desde esa base, sí podemos construir una vida externa que sane, que trascienda y que nos saque de las crisis que cosechamos del racimo de la experiencia humana.

Hemos sido creados para el AMOR…y como paradoja, nos olvidamos que somos también sus co-creadores, y cuando, agotada la veta interna que lo hace fluir y sostenerse, nos abandonamos al desamor, la Luz se opaca y nosotros y el entorno…enfermamos.

Y es que nos percibimos como esos humanos que mendigan en otros seres la migaja del amor, cuando deberíamos recrearla dentro y multiplicarla como panes, ante un mundo tan hambriento de ese esencial elemento…Cuando nos percibimos al fin, como Espíritu…es muy fácil pasar de sentir amor a SER AMOR.

Solo una fuente que en forma natural emana su esencia. ES LO NATURAL…lo antinatural es que nos hayamos alejado del amor incondicional, convirtiendo la vida, de paraíso en campo de batalla de los pequeños egos.

Siempre recordemos que vida y amor son sinónimos, que él es el que sostiene unido, como argamasa divina, cada cuerpo integrado…que detrás de cada aspiración, de cada cosa, lo que permanece, aún oculto, es el amor.

En nuestra era, hemos perdido contacto con ese tipo de Amor…distraídos por tanto “afuera” seductor, por tanto ruido mental, por tanta fascinación sexual, por tantos movimientos emocionales y dogmas religiosos…esos en los que siempre hablamos demasiado y lo dejamos después sin experimentar…por falta de tiempo, de entusiasmo, de re-cuerdo de lo que somos en él.

Tenemos que regresar a esa verdadera naturaleza nuestra…para sanarnos y sanar, para elevarnos y elevar, para re-cordarnos y recordar al otro, para salir de ésta crisis en la que lo superfluo cubre con su velo ilusorio la profundidad del SER y en la que lo material desborda el cauce natural de…lo trascendible.

Estoy aquí para eso…para recordármelo y tratar de experimentarlo cada instante más.

Ustedes también lo están… ¿lo recuerdan?

No importa lo que hayan hecho, sentido o pensado hasta ahora, les invito a recordarlo y a ayudarnos como raza a salir de la peor crisis en la que podríamos seguir durmiendo…la del desamor.

MI CORAZÓN LES ABRAZA!!!

Tahíta

No hay comentarios:

Publicar un comentario