sábado, 28 de septiembre de 2013

MERMELADA Y COLUMPIO - por Tahíta


11 de setiembre de 2013 ♥

Los días anteriores, nos impulsaron vertiginosamente a un ritmo tan evolutivo, que nuestros cuerpos lo han leído como .TREMENDO!!!

Hasta el famoso día en que venus fue tapado casi por la luna en un eclipse que observamos festejando esa hermosa visión celestial, todos nuestros asuntos se nos pusieron del derecho y el revés. Se me semejó a que alguien quería sacar del frasco toda la mermelada pegada y estaba usando cuanto método encontraba. ¿Recuerdan como lo hacíamos de niños?,…dábamos vuelta el frasco, golpeábamos en el fondo, metíamos el dedo dentro para pasarlos por los bordes y llevarlo luego a la boca…y finalmente buscábamos una cucharilla y hurgando dentro, raspábamos lo que quedaba para apropiárnoslo… sin contar que luego nuestra mamá llenaba el frasco de agua y lo agitaba para limpiarlo y dejarlo listo para la próxima mermelada. Bueno…así sentimos algunos nuestras energías y nuestros “envases” éstos días, golpes por aquí, sacudidas por allá, raspadas y el agua de las emociones tratando de limpiar los residuos más pegados con un agitar continuo. Y es que el Universo ha decidido que tenemos que preparar nueva mermelada energética, y que los “envases” tienen que limpiarse y limpiarse antes de poner esa nueva carga, para que no se malogre.

A partir de ese eclipse, en el cual seguramente Venus, con la gran cuota de Amor incondicional que lo caracteriza, se oscureció, pasando él también por una mengua con respecto a la energía enviada a la Tierra, entramos en una especie de relax. Recuerdo que el día del eclipse, mi hijo me dijo que no quería comer pues era uno de esos días “raros”…cuando él llama así a un día es que las energías son intensas y le impiden hasta alimentarse. Al otro día me levanté con gran paz…como si todos los conflictos que en la semana se removieron totalmente hasta coronarse en finales, algunos abruptos otros no, hubieran dado paso a un período de sosiego y tregua en el que resbalaba todo lo que se percibía y lo por llegar. Cuando el gran medidor de energías, mi hijo, se levantó y asomándose a la puerta trasera me preguntó ¿cómo percibes hoy el día?...para estar segura que de que no era solo mi “calma después de las tormentas” le repregunté…¿cómo lo percibes tú?...Y él lo sintetizó diciendo…Paz!!!

Bueno…que un adolescente, despierto o no, con esa movilización hormonal, parecida y a la vez tan distinta a la de nosotras las “niñas” menopáusicas afrontamos a diario, te diga PAZ!...es que realmente es PAZ…pues hasta sonrió al decirlo.

Todo éste juego que les hago tomándome con humor el movilizador columpio en el cual se nos impulsa por detrás, a veces con suavidad y otras con gran potencia, es para que se sonrían conmigo un momento, entre mareo y mareo, o jaqueca, o cuanta cosa pueda haber quedado aún dando vuelta en sus cuerpos, como una especie de resaca post-festejo. Aunque sea solo el cosmos el que sepa la verdadera causa de ese festejo que acordamos seguramente hace tanto…que ahora ni siquiera nos acordamos de que en realidad no somos los invitados sino los anfitriones…y que esas energías que juegan dándonos vuelta la vida, cambio climático incluido ( tengan presente que estamos en Argentina aún en invierno y es tan insoportable el calor, que estoy escribiendo, al levantarme, sin demasiada ropa encima) las organizamos en ésta impredecible fiesta sorpresa a en la cual tenemos que tolerar que nos agasajen arrojándonos arroz, harina, jugándonos bromas pesadas….y todo lo que puedan energéticamente imaginarse, como en cualquier festejo, cumpleaños, despedida de solteros, etc.

Lo que en síntesis quería decirles, después del panorama humorístico, es que disfrutemos de este mínimo trecho de relax energético, porque se nos limpia para esa nueva mermelada que aún no sabemos a qué sabrá, y cómo le asentará a nuestros amados envases. Porque en realidad, no nos queda otra postura que la aceptación, la FE y el tratar de conservar la coherencia, el humor y el AMOR sea que se nos empuje suavemente o con fuerza el columpio, y sea cual sea el sabor de la nueva mermelada

Así sea!!!. Lo demás solo nos llevará a la queja, la amargura, la nostalgia de otros tiempos, y no a LO QUE ES.

LES ABRAZO DESDE EL CÁLIDO FINAL DE INVIERNO DE CAPILLA DEL MONTE!!!

Tahíta

No hay comentarios:

Publicar un comentario