sábado, 23 de marzo de 2013

Herencia Genética y karma a la Luz del Espíritu



A veces, solucionar un problema físico, psíquico-mental o energético parece ser un trabajo titánico…especialmente porque aún tenemos aspectos heredados genéticamente que pueden provenir de varias generaciones…por eso en las culturas ancestrales se pide en las oraciones y limpiezas sanar ese mal hasta varias generaciones atrás. Los lakotas dicen que cuanto hacemos influye siete generaciones por delante…los karunas de Hawaii emplean el Hoóponopono en forma colectiva con toda la familia o comunidad y piden perdón por los errores de sus ancestros. La biblia habla de “pecados” cometidos hasta la cuarta generación.

Pero no olviden que ellos no estaban en la transición actual…una dispensación y tiempo de resolución y asistencia como jamás hayamos experimentado… vamos de un ADN con huellas genéticas humanas hacia uno que se irá sutilizando hasta revelar nuestra semilla cósmica…vamos hacia una liberación de la herencia y la ley del Karma.

Muchos de los problemas que están imbuidos en nuestra psique y nuestro sistema energético provienen de esa cadena ancestral con la que nacemos. Siempre afirmo lo mismo…la mayoría de los aspirantes espirituales, han salido de las prisiones de las religiones formales para caer en otras más sutiles... tejidas por un grupo de personas que se ganan el sustento como lectores de registros akáshicos, facilitadores de regresión a vidas pasadas (que en verdad son paralelas) y los más nuevos…los consteladores familiares…

No estamos juzgando…muchos honestamente creen servir, otros solo comercian…y es su elección. Algunos de ellos son sinceros, y pretenden ayudar, cuando en realidad, no se dan cuenta de que nunca se soluciona un problema desde el mismo plano en el que actúa, ni por métodos mentales, regresivos o movilizadores de tramas que cada quien, cuando se hacen conscientes, debe resolver, y mucho menos por retrotraernos al llamado “pasado”…es una trampa en la que caen, tanto el que da la terapia, metido en el plan para des-enredar lo que solo tiene que resolverse, y quien consulta, que termina sumando a sus enredos y conflictos el haber hecho conscientes aspectos para los cuales no estaba preparado, en lugar de dejar que su maestro interno le fuera mostrando progresivamente esos contenidos kármicos a ser resueltos.

El único que sabe cuándo nuestra parte humana está preparada es nuestro maestro Interno, que somos nosotros, en dimensiones de incomparable Luz y sabiduría.

Nadie está autorizado, espiritualmente, sin que se considere intromisión kármica, que se paga con muchas encarnaciones de ignorancia y de comprometerse con el karma de sus consultantes, a leer los registros akáshicos de otro ser,(se violan leyes espirituales) ni a hacerle una regresión o una constelación familiar con la cual se abre la puerta a elementos inconscientes que perturban y complican a la mayoría de los implicados además de distraerlos de su tarea que es ir dentro por “su propia luz”.

Sé que la mayoría está fascinado por la idea de que otro desde afuera pueda hacerlo…mas temo decirles que los resultados serán fallidos hasta que busquemos “el reino dentro de nosotros”…todas éstas prácticas que mencioné, son el reemplazo del psicoanálisis y las terapias de grupo, que ya demostraron ser no solo ineficaces, siempre desde lo espiritual, sino dañinas en algunos casos…entonces en el juego de luces y sombras resurgen disfrazadas de nuevos métodos ante los semi-dormidos humanos (los dormidos, no serían conscientes del conflicto…los despiertos, irían dentro por esclarecimiento)…que no pueden entender que LA CURA VERDADERA PROVIENE DEL CONTACTO INTERNO Y DE LA EXPANSIÓN DE LA CONSCIENCIA…

Mientras… seguiremos de taller en taller, de sanador en sanador, de negociante en negociante (no todos lo son)…hasta que cansados, lleguemos a los pies del maestro (interno claro) a decirle…”No puedo con esto…te lo entrego”…que equivale al “Hágase tu voluntad, no la mía”…dirigida no a un Dios externo sino a nuestros aspectos más elevados.

Los nuevos excavadores de pasado… buscan y rebuscan el origen de nuestros conflictos…Si eso fuera lo que necesitamos, ya sea en un sueño, una “corazonada”(intuición) o una meditación…nos llegaría…pero si no lo hace es porque tenemos que sanar el presente estando alineados y centrados para que la trasmutación, que es una Ley callada pero infalible, actúe sola ¿Por qué no podemos, deseosos de controlar el proceso, ceder con humildad esos aspectos a leyes que lo ponen todo en su lugar sin que intervengamos?¿Es nuestra mente egoica?…pues hasta que no aprendamos la entrega …no sanaremos

Lo que traemos de otras generaciones es muy complejo para nuestra visión humana…pero es solo un circuito de interrelaciones causales que nuestro Ser puede desenredar sin que pongamos mente. No se trata de no sacar a la luz algo para sanarlo…si aparece lo observamos, lo abrazamos y aceptamos y nos dedicamos al servicio presente de hacer todo con más amor, sabiendo que es el mejor modo de que esas sombras se trasmuten…es aquietarnos… SABER QUE ERES DIOS…como se decía en la metafísica o salirse del cauce del río para no enturbiarlo, como aconseja el Zen…Y QUÉ DIFÍCIL SE NOS HACE!!!

Esto no es un artículo en contra de los terapeutas sino un llamado a que ellos mismos disciernan ponerse en libertad a sí mismos y liberar a quienes les consultan. Digamos que tenemos la papelera de nuestro computador mental y psíquico llena de intrincado conocimiento ya innecesario en momentos que pasa la era del Gnani Yoga, la era mental, para abrazar el Agni Yoga, con el cual, el fuego espiritual sintetizado en el corazón, actúa en ésta raza raíz. Ese conocimiento innecesario aumenta,constituyéndose montañas que nos impiden ver y acceder a la cura interna.

No importa a qué generación se remonta el conflicto ni a quienes implica…cada alma tiene que dejar que su chispa divina (el agni, o fuego del corazón) ponga en su lugar las piezas…acomode, limpie, cicatrice, sane…por eso no es espiritualmente válido (no sé si psicológicamente) un trabajo de constelaciones, regresión o lectura de registros akáshicos.

Alguien sumamente atormentado por creer que estaba dejando a sus hijos y nietos un pesado rollo, me lo preguntó el otro día, y mi respuesta fue…VIVE EN AMOR Y SÉ FELÍZ…lo que tus hijos y nietos deban trabajar no es tu asunto…es su parcela o campo de trabajo…Nada tienes que arreglar por y para ellos…solo estar haciendo lo mejor que puedes en el presente.
EL ESPIRITU TRABAJA EN EL AQUÍ Y AHORA.

Me sonrío cuando afamados lectores, consteladores o regresores ( regresan al pasado a escarbar) hablan de “líneas de investigación complejas, bagaje genético y karma entrelazado, asociación de múltiples terapias (y con ello vamos por más cadenas de terapias altamente remuneradas) enfermedades de tus tatarabuelos (que tal vez somos nosotros encarnados de nuevo)…trabajos de años en manos de un terapeuta (?)…y nos aseguran que una sola limpieza no basta…que recurramos a una compleja asociación de terapias”…

TODO LO CONTRARIO A LO QUE SE NOS TRASMITE INTUITIVAMENTE…O SEA DEJAR EN LAS MANOS DE ESPIRITU ESOS RASGOS DEL APARENTE PASADO Y ESTAR CENTRADOS EN EL PRESENTE.

Eso no quiere decir no tratarse de una enfermedad por medios lo más naturales y menos agresivos posibles…quiere decir…DAR VUELTA LA CARRETILLA….o sea dejar de permitir que nos llenen con piedras aún mas grandes esa carretilla mental y psíquica y refrescarnos en las aguas del Ser…que siempre traerán a las orillas de nuestras vidas lo que en ella ponemos…y aún más .Sólo tenemos que estar allí, atentos…sin meternos en el río enturbiando lo que en su cauce permanecía hasta que una corriente sabia y poderosa guiada impersonalmente lo saca a luz para que la Luz se haga cargo.
Eso es Fe…Sabiduría, Entrega…aceptación y a la vez conocimiento de leyes que se nos pasan por alto día a día enredados en nuevos movimientos que reemplazan las cristalizadas religiones…y nos siguen manteniendo prisioneros.

Es algo para reflexionar de parte de todos…ya sea los terapeutas sinceros como los que sobrepasados por sus dolencias ponen en manos humanas una tarea que deben retomar de la mano de su Angel Solar, Cristo, multidimensionalidad o como quieran llamarlo.

Para los terapeutas cabe la reflexión de comenzar a interiorizar cómo facilitar la curación de una nueva manera, en éstos tiempos de soltar métodos y sistemas que dejan de funcionar...para ser reemplazados por la simpleza del Espíritu, fluyendo desde quienes se entregan sin fines de lucro.
Trataremos ese tipo de cura.

MAESTROS DEL CORAZÓN…EL CORAZÓN ES SIMPLE, EL ESPIRITU ES SIMPLE, LA VIDA PUEDE SIMPLIFICARSE…BASTA SALIR DE LA COMPLICIDAD CON LA MENTE NUESTRA Y DE LOS DEMÁS QUE SIEMPRE ESTÁN CREANDO MÉTODOS QUE LO HACEN TODO COMPLICADO!!!
MI CORAZÓN LES ABRAZA.

Tahíta

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Que sabia reflexión. Hace apenas una semana en una clase de barro que estoy tomando, la maestra y mi amiga (con la que voy a la clase) platicaban de lo maravilloso de las constelaciones y mi amiga insistía que quiere llevarme, sin embargo dentro de mi había algo que no estaba de acuerdo, pero no sabía como expresarselo sin que se ofendiera ni se sintiera mal. En ese momento yo pensé he pasado por malos momentos y quizá todavía tengo muchas cosas que ir superando, pero... me siento en paz conmigo misma! sé lo que he vivído y sé a dónde quiero ir. Por eso no se me hacía correcto constelar con cosas que quedaron en el pasado, para mí era como querer encender un fuego que ya se había apagado o estaba casi extinto.

    ResponderEliminar