jueves, 28 de febrero de 2013

Sobre benteveos, langostas y fe…(


El jardín no es de una belleza extrema…solo un jardín serrano, con casi nada de lluvia y tierra poco apta…según para quién.

Pero el pertinaz amor del Universo me lleva una y otra vez a plantar rosales, bulbos aromáticos, algún que otro prodigo árbol frutal…y en él, por inspiración interna…los yuyos son tan respetados como la especie de más alta alcurnia…no se corta salvo en los caminitos, con amor…y sin importar lo que cualquiera pueda pensar…el jardín en que se deja a la naturaleza dévica actuar…puede que no sea el más bello…mas sí el que más amor irradia.

En el fondo hay una pequeña fuente a la que llegan los pájaros a beber, darse una zambullida y comer algunas semillas que aportamos en época de poco alimento…siete colores, carpinteros, gorriones, algún que otro cardenal…y los benteveos..que en mi infancia me enseñaron a llamar “bicho feo”…pues su canto parece decir esas palabras…y que en éste sitio es llamado “pito Juan”…no sé por qué lugareña costumbre, no muy sutil.



No es de mis pájaros preferidos, porque los demás comparten semillas y chapuzones sin conflicto, pero cuando un benteveo llega…todos huyen, pues es bastante agresivo.
Mas la naturaleza sabe que cada quien, manso o agresivo, cumple un plan…y ésta vez pude verlo claro.

Cuando regamos y al caminar entre las hierbas comenzamos a notar que le jardín estaba siendo invadido por langostas…las plantas presentaban agujeros en sus hojas, y en una noche, dejaron tambalenado a la mitad de las dalias y hasta a los rosales.

Trato de no agredir a la tierra con químicos que desequilibran y envenenan asi que me senté en un círculo de piedra (aún no construí la rueda medicinal)…y aunque seres bienintencionados me recomendaron venenos potentes…eso me dolía dentro, como una traición a la Pachamama.Allí sentada como siempre dije la palabra mágica…la frase mágia…”Padre, no sé que hacer…te lo entrego”

Pasó menos de un día. Los pájaros no suelen venir en ésta época, porque hay mucho alimento cerca, y pequeños hilos de agua en el río…Pero a media mañana, Juan entró a la casa y me dijo…
¿Querés venir a ver el festín?...

No le hice mucho caso porque cuando cocino, cocino…y allí pongo mi energía…

Cuando terminé, le pregunté sobre el tema y me comentó sin darle importancia…

“Cosa de locos…llegaron de no sé donde más de diez bicho-feos y se comieron cuanta langosta encontraron”

Muy rápido el padre…muy rápida esa parte de mí que no ama, al igual que yo, los venenos químicos, pero que,no como mi parte humana, encuentra la solución adecuada, y la pone en marcha enviando a los más insospechados mensajeros.

Desde ese día…vuelven seguido a terminar la tarea…no importa si completa o no…Eso me ha llenado de gozo el corazón, pues me confirma que siempre tenemos que poner los asuntos en manos de quien todo puede…y a la par, me enseña una vez más que cada ser, cada hierba, cada piedra…tiene una razón de ser, de estar compartiendo con nosotros el proceso de la Vida…

Y así se lo dije a esos hermanitos alados…

No me gusta “bicho feo” como nombre sostenido,
Ni tampoco “pito juan”,como aquí eres conocido…
Habitante de los montes y guardián de los jardines,
serían títulos nobles, para ti, mi alado amigo.

Perdona que al ver tu porte y tu lucha por la vida,
Te haya juzgado grosero, y soberbio en tu osadía,
Siento no haber reparado en tu plumaje ligero,
y en la cadencia sutil con que aminoras tu vuelo,
cuando a la fuente te acercas, cauto, rápido y certero.

Gracias por ser cada día el perfecto jardinero,
que alimentando a su especie , colabora sin saberlo,
vigilante, atento a todo, liberal y aventurero,
con ésta humilde guardiana, mitad tierra, mitad cielo♥.

MI CORAZÓN ABRAZA TODA VIDA EN EL TODO!

LES AMO!

Tahíta

1 comentario: