jueves, 28 de febrero de 2013

LUCHAR O RENDIRSE?



Hoy he leído algunas citas con respecto a “luchar” que hicieron que reflexionara en cuanto a la idea equivocada acerca de la palabra “rendirse” y de las amplias posibilidades que nos ofrece .
Una de las citas decía…”La única lucha que se pierde es la que se abandona”…sin embargo...consideren que todas las luchas nos ocasionan desgaste y perdidas. Hemos estado por vidas luchando contra los miedos, las emociones, los vecinos, los hijos, los sistemas, los gobiernos, los pensamientos, la sombra…

Nada ha prosperado, sino todo lo contrario…aquello contra lo que se lucha…aumenta…y es claro que nuestro Ser siempre está tocándonos levemente para decirnos….DEJA TODA LUCHA!!!
Cuando dejamos de luchar, de oponernos y nos relajamos en la aceptación y en la FÉ de que esa parte nuestra Divina coloca siempre las cosas donde tienen que estar , si nos entregamos…TODO SE ACOMODA, SIN LUCHA.

No olviden que la mayoría de las frases y textos que nos llegan lo hacen desde una postura competitiva, de grupos de autoayuda que aún creen que empoderando el ego, siendo mejor, fuerte ante los demás, o inquebrantables en tu poder externo…vales más…en realidad…vale más tu ego. Los que ya tenemos un poco más experiencia en espiritualizar cada acto de la vida, sabemos que la respuesta es rendirse, ser poderoso por dentro, pero humilde en nuestro actuar, y sabemos dejar la lucha y propiciar la entrega…

Mas la entrega…no significa humillación…dijimos HUMILDAD…que no es lo mismo…la entrega, o rendición, tampoco significa bajar los brazos sin hacer nada, abatirnos…sino seguir haciendo lo que consideramos es la opción más luminosa…mas abriendo la puerta a que sea nuestra parte Divina la que lleve a buen término todo. Eso es FE.

Si leyeron sobre el problema que tuve con una invasión de langostas en mi jardín y cómo sin saber qué hacer solo dije ”Padre, no sé qué hacer…TE LO ENTREGO”…sabrán que asi como surgió una bandada de pájaros que acabó con las langostas…eso se aplica a todo lo que humanamente no hayamos podido resolver.

El rendirnos, el entrgar…la famosa entrega…es solo acceder a la sabiduría de esas partes superiores de nuestro Ser que pueden actuar, reconociendo que la parte humana no puede aún….No es menospreciarnos, ni desvalorizarnos …al contrario …ES EMPODERAR NUESTRA DIVINIDAD!!!...mas si no le abrimos la puerta invitándole a actuar y realmente dejándole todo en sus manos…solo estamos dando poder al ego.

Dejarlo en sus manos significa….le entrego el problema, y no le doy más vueltas en la cabeza buscando solución. Si no lo dejamos de lado, no funciona…la mente se hace cargo, y no llega la solución, la inspiración o el acomodo…

Soltar es no retener con la mente.

FE es dejarlo a los pies de la Divinidad.

Divinidad somos nosotros en planos multidimensionales.

La frases sembradas por todo sitio acerca de que “no luchar es fracasar”, que “se debe luchar siempre” (qué carga!!!), que “hay que dar batalla” a la enfermedad, a la depresión, a la soledad, etc…son claros artilugios de egos que aún no han despertado al poder inagotable del Espíritu que mora en los HIJOS DE DIOS…tomando esa fase sin connotaciones religiosas equivocadas, sino…HIJOS DE LA VIDA UNA, HIJOS DEL ESPIRITU…HIJOS DEL SER QUE ES UNO…como quieran llamarlo.

Cuando dejamos de luchar, de hablar de “fracasos”, ante una experiencia que siempre es válida, de “dar batalla”…para abrazar y comprender la enfermedad, la depresión, la sombra, la confusión…
Es cuando realmente nos re-conectamos con lo que SOMOS y abrimos la puerta a la Luz del
Espíritu…que no lucha, ni se esfuerza… no apura, ni exige, ni se estresa…solo ES…Simple…y aún no entendible para quienes más o menos, nos vimos influenciados por una sociedad en que la lucha, el poder y la competencia, son sobrevalorados…Ellos nos dejan carteles como “ haz tus sueños realidad” (los sueños del ego, claro)…o “no desistas hasta lograrlo” (¿qué necesitamos en realidad lograr?) …o “ conserva la esperanza” (lo mejor es des-esperanzarnos… o sea no esperar nada)…y allí vemos claramente cuan distinto es el mensaje interno…el mensaje de una flor floreciendo, de un ave cantando, de un río fluyendo…¿les dirías a ellos :que se opusiera a su cause, que se negara a abrirse y florecer o que trate de ser el mejor de todos en su trino?.

Aun podemos remontarnos en alas de lo más sutil…y dejar la lucha…cantar, florecer y fluir…en la entrega amorosa de cuanto SOMOS.

MI CORAZÓN LES ABRAZA!!!

Tahíta

1 comentario:

  1. Me hablas al oído, no hay otro sonido que tu voz y el eco en mi mente, y la certeza en el corazón.

    ResponderEliminar