jueves, 28 de febrero de 2013

Liberándonos de los apegos


La mayoría, si no todos nuestros problemas en la vida, provienen de estar demasiado apegados, aún a la necesidad de obtener el resultado que esperamos Ya sea que lo reconozcamos o no, tendemos a apegarnos a la gente, a los lugares, a las posesiones materiales, a las carreras o la necesidad de ser algo.

¿Por qué es un problema que nos apeguemos a estas cosas?

El verdadero Ser es presencia pura fluyendo a través de cada uno de nosotros, como almas. No tiene identidad (aunque podemos identificarnos con él). No necesita nada, porque es total y completo, no tiene nada por hacer.Fluye… cosechando una gran variedad de experiencias de su completitud . Para ello, se expresa valiéndose de personalidades.

En definitiva, la personalidad se convierte en una herramienta inteligente del verdadero Ser que trabaja para el mismo, como una ola de ese Océano de Amor y Gracia.

Sin embargo, para llegar a este punto, debemos descubrir y liberar esas zonas en las que el Alma se pierde en los eventos y circunstancias, esas zonas nuestras, poco conscientes en las que se nos olvida que en realidad no necesitamos nada porque ya lo tenemos todo.

Así que el potencial infinito del verdadero Ser crea todo tipo de experiencias a través del alma: las relaciones, las carreras, los deseos, etc, que por la ley de atracción, atraen circunstancias para que queden expuestos estos apegos.

Una vez que identificamos esto como el verdadero camino o tarea en la vida, entonces empezamos a notar nuestros apegos y una vez que los hemos visto, tenemos una elección: o bien continuar viviendo con ese patrón o soltarlos, para descubrir una faceta más expandida de la verdadera belleza que fluye a través de nuestro SER.

¿Cómo sabemos si estamos apegados?

La respuesta es muy simple…Cuando perdemos la paz interior, cuando el temor de que algo o alguien nos falte, nos hace entrar en esas zonas del olvido del YO SOY.

Entonces, ¿cómo soltar los apegos?

Suponiendo que queramos liberarnos de esas zonas en las que nos convertimos en presa de miedo, necesidades, angustia, …entonces la clave es sacar a la luz ese apego, reconocerlo, sin dar lugar a la negación…sentir cómo nos contraemos por dentro…

Entonces, enfrente de ese apego, cuando sentimos que hemos perdido la paz interior, recordándonos, soltamos ese apego, como haríamos con un montón de brasas encendidas que nos queman las manos…

Lo importante es que tenemos que experimentar el calor y el dolor que sostenerlo nos provoca, y esa experiencia nos moverá sí o sí a decidir soltarlo, primero en intención al menos…y cada vez que nos queme, nos sostendremos más y más en nuestro SER para al fin manifestar en todo sentido ese soltar de las brasas…y que ya no quemen.

Mientras estemos en esa situación de “sentir como quema” ese apego, nos ayudará hacernos algunas preguntas para centrarnos en LO QUE SOMOS

1-¿Quién soy yo? Respuesta: "Yo soy el absoluto"
Somos eternos, no podemos morir y no podemos ir a ninguna parte porque existimos en todas partes. Creamos todo lo que estamos experimentando en la actualidad y no hay nada que no podamos manejar.

2- ¿En qué tiempo estoy? Respuesta: "El momento es ahora"
No hay nada importante antes de este momento. El futuro se desarrolla fuera del presente, así que ni tenemos que pensar en ello. Por lo tanto, lo único que hacer es estar totalmente presentes en el momento del ahora.

3-¿Qué necesito? Respuesta: "Nada de lo que no tenemos"
No necesitamos nada de lo que no tenemos, porque si así fuese, no estaríamos aquí! Siempre vamos a tener exactamente lo que necesitamos para ser nosotros mismos. Es sólo cuando estamos siendo desde un falso yo que experimentamos falta o pérdida.

4-¿Por qué estoy aquí? Respuesta: "Para recordar quién soy"
Sólo hay un verdadero propósito en el universo y es experimentar quienes somos - lo absoluto. Cada momento nos lo revela y no hay absolutamente nada que hacer aparte SER.

Es muy probable que cada apego se haya incrustado en nuestra psiquis creando corrientes parásitas de energía, que nos desvitalizan .Podemos liberarnos de esas energías creadas por los apegos, solo con CONSCIENCIA… manteniéndonos abiertos para que nuestra verdad más elevada resurja en el momento en que las brasas queman...y nos conduzca a SOLTARLAS UNA A UNA O TODAS JUNTAS!

Es uno de los trabajos difíciles, mas consideremos que si está llegando a tus manos ésta información es porque en el fondo, estás preparado o te estás preparando para ese paso.

Considera que cada apego es una ficción montada para aprender a soltar todo lo que no es esencial…y que cuando sientas dentro esa real necesidad…el Universo estará allí para sostenerte, como siempre lo ha estado…como siempre …

MI CORAZÓN TE ABRAZA!

No hay comentarios:

Publicar un comentario