domingo, 24 de abril de 2016

Arriba y abajo…a un lado y al otro





Hace muchos años, en un sueño de aprendizaje, quien era mi maestro me mostró una escena como desde fuera, en la cual yo estaba en un ascensor que comenzaba a elevarse, y a medida que lo hacía , no se movía solo ascendentemente sino que se inclinaba a un lado y el otro y a veces se atascaba yendo hacia abajo y arriba abruptamente. Por supuesto yo me tomaba como podía de las paredes grises del mismo, que no medía mucho, y trataba de sostenerme abriendo mas los pies y reafirmándome…¿Qué es esto?…pregunté…y el maestro solo reía abiertamente.

Luego me dijo…Es lo que está pasando en todos los planos…SOLO SOSTÉNTE!!!

Por supuesto que fui un poco sacudida con acontecimientos que siguieron …pero nunca he sentido esas sacudidas en todos los planos como ahora, por lo tanto …SOSTÉNGANSE!

Y ese sostenerse significa estar atentos a las movidas para que nos desequilibren lo menos posible…y sostener la Luz que somos, por delante.

Hace unos tres días que las energías se han incrementado de materia notoria… ¿lo están experimentando?

Mi estómago…no quiere comida y mi hijo deja la suya casi sin tocar en el plato…el sueño es perturbado con sueños lúcidos y mensajes poco entendibles por ahora, muchos me comentan de mareos que comparto, dolor de cabeza, pero en la mayoría de los casos es una presión en la nuca y en la coronilla, como si no pudiéramos incorporar todo de golpe…y eso nos ha llevado a muchos a sentirnos muy vulnerables emocionalmente, a otros muy enfadados, sin avizorar la causa…y a la mayoría los ha sumergido en un estado ya de confusión, ya de distracción y aún de sueño y de falta de memoria en hechos cotidianos, no del pasado.

Sé que no es nuevo…pero hay períodos en que se siente más, y este que antecede al estrés de las llamadas “fiestas” suele dar duro…no porque baje el ángel de la navidad a tocarnos para sacarnos de las distracciones innecesarias…(quien lo crea, lo honro)…sino porque las energías del campo colectivo que compartimos reflejan la movilización que todos o muchos vierten en él ya sea con demasiada preocupación, obligaciones, planes, así como la carga emocional que suele acompañar a éstos períodos del año, consciente o inconsciente. Ese estrés colectivo nos pilla cansados y abiertos…por lo tanto tengan la precaución de no dejarse arrastrar por la automatización, la prisa, la nostalgia, la tristeza…y toda emoción que ya sea proveniente del colectivo como de su historia personal, pueda derribarlos en este ascensor de energías en el cual se nos tira para arriba y abajo, para un lado y el otro.

Aunque no sea una novedad…siempre es bueno saber que no nos está pasando a uno o dos…que muchas consciencias están sintiendo ese zarandeo, y que la aceptación, el aflojarse y entregarse a LO QUE ES …y la atención y vigilancia de lo que llega son formas de sostenernos más efectivas que la lucha, la negación y aún la inhibición.

Recuerden el camino de las lágrimas…si necesitan transitarlo dense permiso y suéltenle luego en paz…igualmente cualquier actividad en en que las energías se encausen y fluyan sin desbordarse, como cantar, bailar, correr, jugar con los niños, ponernos en contacto con la tierra…SU CORAZÓN ES EL INDICADOR.

Sepan que estamos todos sintiendo esas energías poderosas enseñoreándose de nuestros vehículos.

Dejénlas pasar…y salir.

MI CORAZÓN LES ABRAZA!!!

Tahíta

No hay comentarios:

Publicar un comentario