martes, 20 de agosto de 2013

LA ARMONÍA


Basado en un Texto Inédito del maestro Omraam Mikhaël Aïvanhov

Actualizado y sintetizado por Tahíta-

Hace un rato, comiendo almendras, pensaba que podríamos plantar todo un campo de almendros. No solo porque los almendros son árboles que crecen en lugares áridos y casi no precisan agua, sino, sobre todo, porque la almendra es un fruto muy rico desde el punto de vista nutritivo, que incluso contiene elementos contra el cáncer. Sí…no lo saben, y quizás la medicina tampoco lo sepa, pero la almendras son muy eficaces contra el cáncer. Si comen al menos tres cada día, estarán prevenidos, protegidos.

¿Por qué la almendra es tan eficaz contra el cáncer? Porque los elementos que la componen están dispuestos con una armonía perfecta, y ésta armonía se opone a la invasión del organismo por el cáncer, que no es otra cosa que un desorden, una anarquía.

Así pues, cuanto más se instala en el mundo el espíritu de anarquía, tanto más se propaga el cáncer. Cada enfermedad tiene su origen en un vicio del hombre. Son los hombres los que crean las enfermedades..Cuando el nerviosismo aumenta, una enfermedad aparece…Cuando la sensualidad aumenta, aparece otra enfermedad…cuando la desarmonía aumenta, aparece una tercera enfermedad. Todas son consecuencia de un desorden determinado, y el cáncer es consecuencia de la anarquía.

Para prevenir el cáncer hay que trabajar, pues, la armonía, pensar cada día en la armonía, armonizarse cada día con la humanidad, con todo el universo. Claro que no seremos capaces de vivir ininterrumpidamente en ésta armonía perfecta, pero siempre debemos retomar las riendas, ser siempre conscientes, estar vigilantes, no mantener durante mucho tiempo en nosotros un estado de desarmonía, porque, si no, éste estado se propaga hasta las células y corta todas las comunicaciones, todas las corrientes, hasta el momento en que el organismo ya no puede remediar el desorden.

Hoy, por todas partes se alienta el espíritu de la anarquía. Casi se diría que se forma en las escuelas, en donde se enseña cómo desorganizarlo todo incitando a los hombres a la ira y a la rebelión. En lugar de propagar un virus para desatar una guerra biológica, algunos países propagan el virus del descontento y la rebeldía. ¡Y ahí tienen al cáncer!.Todos los anarquistas, inconscientemente se vuelven conductores de éste virus, contrariamente a todas las órdenes iniciáticas, que trabajan para que reine la paz, la armonía, la fraternidad, para que los hombres puedan comprenderse, unirse y amarse, propagando gérmenes que aniquilan el cáncer..Ya sé que muy pocos aceptan ésta idea..Yo les digo la verdad: el cáncer es la consecuencia de la anarquía que se propaga en el mundo. Por eso debemos trabajar para la armonía todos los días, mañana y tarde.

Todo en la vida contribuye a arrastrar a los humanos a actividades que están muy lejos de la armonía, ¡sobre todo de la armonía, tal como la conciben los Iniciados! Pero procuren, de todas formas, escucharme atentamente.

En la armonía están incluidos todos los bienes: el florecimiento, la felicidad, la luz, la salud, el gozo, el éxtasis, la inspiración…La armonía es la poesía, la música, la pintura, la escultura, la danza. Todo el universo está comprendido en la armonía, toda la perfección, todas las cualidades, todas las virtudes. Por eso, los que propagan el desorden, serán un día también completamente disgregados, por trabajar con fuerzas negativas, hostiles, destructoras. Hay que decidirse, de una vez por todas, a comprender las leyes de la naturaleza, a aprender cómo está construido el hombre y cuáles deben ser sus relaciones con éstas leyes.

Si quieren su felicidad, su florecimiento, deben pensar en la armonía, ponerse en armonía con todo el universo. No lo lograrán inmediatamente, mas si perseveran, un día llegarán a sentir que, desde los pies hasta la cabeza, todo en ustedes entra en comunicación y vibra al unísono con la vida cósmica. Entonces, comprenderán lo que son: la vida, la creación, el amor…No antes. Antes no pueden comprenderlo. Intelectualmente, externamente, nos imaginamos que comprendemos algo. No. La comprensión, la verdadera comprensión, no surge ahí, en algunas células del cerebro: se comprende con todo el cuerpo, incluso con los pies, los brazos, el vientre, el hígado…Todo el cuerpo, todas las células deben comprender.

La comprensión es una sensación. Sientes, y entonces comprendes y sabes, porque lo has saboreado. Ninguna comprensión intelectual puede compararse con la sensación. Cuando experimentamos amor, cuando experimentamos odio, ira, pena, sabemos lo que es. Si decimos “Yo sé lo que es el amor”, y no hemos estado enamorados, es falso. Pero si lo hemos sentido, lo conocemos. Aunque no podamos explicarlo o expresarlo. Porque conocer es eso: vibrar al unísono. Cuando todo nuestro ser vibra al unísono con una idea, con un sentimiento, con un ser, con un objeto, lo conocemos. Por eso muestra ocupación esencial es entrar en armonía con todas las jerarquías celestiales, para vibrar en armonía con ellas.

Si les interesa verdaderamente su evolución, su fortalecimiento, su victoria definitiva, deben trabajar para la armonía, armonizar su ser con las fuerzas del Universo. Todo nuestro poder reside en la voluntad de ponernos en armonía, y nadie puede impedirnos armonizar con el universo, alcanzar la cima y sabernos parte de Dios. Porque el universo entero no es otra cosa que una armonía, una armonía cósmica.

Saber si estamos logrando ponernos en armonía es fácil: todo nuestro ser nos dirá si cada célula vibra al unísono o si queda en alguna parte alguna nota falsa, alguna disonancia. No es necesario que alguien venga a decírnoslo. Cuando algún día logremos obtener ese estado de armonía, sentiremos que llegan de toda partes fuerzas formidables que se introducen en nosotros, sentiremos que irradiamos, que proyectamos partículas, que nuestra aura vibra. Viviremos maravillados…en cambio, cuando estamos en el desorden, en el ruido, en el caos, podemos sentir que somos magníficos, extraordinarios, mas en el fondo, no sentimos confusos, inquietos, débiles, hasta con vergüenza de presentarnos a los demás.

Hay que meditar en la armonía, desearla, amarla, introducirla en todas partes, en cada movimiento, en cada palabra, en cada mirada.

Todo el tiempo debiéramos haber trabajado con la armonía. Lo hacemos solo con una cualidad, como la paciencia, la generosidad, etc. Pero esas son solo migajas al lado de la inmensidad que es la armonía colectiva. Está bien ser generosos, humildes, dulces, buenos…pero muchos que poseen ya estas cualidades viven aún en la desarmonía. No se ocupen más de esas otras cualidades. La religión no nos ha enseñado nunca cosa semejante.¡Dejen también la religión tranquila! Ocúpense solo de la armonía, pues ella contiene todas las demás cualidades y virtudes.

Cuando tocas el corazón, el alma de un hombre, tocas todo su ser. Toca su corazón, y todo su ser empieza a sentir que ha siso alcanzado, captado. Hay que tocar el corazón de las cosas, el corazón del universo. Y al corazón del universo solo podrás alcanzarlo con la armonía. Si quieren tocar el corazón del universo, no lo harán con sus pequeñas virtudes. Sean avaros o generoso, nerviosos o tranquilos, tiernos o duros, no es de gran importancia. Hay seres que con todas las virtudes, no han logrado tocar el corazón del Eterno. Solo se puede tocar el corazón del Eterno entrando en armonía con él. Vibrando al unísono con él.

La causa de todos los males es la ruptura con la voluntad divina.

Por eso, piensen en realizar la armonía en su ser, para que todas sus células vibren al unísono.Si un ejecutante en una orquesta no se encuentra en armonía con los demás, el resultado es espantoso. Se produce lo mismo en el cuerpo físico, en el Ser entero. Todo en la naturaleza nos instruye sobre ello. Los animales, los insectos, las plantas, están en armonía…y los espíritus, los ángeles…todo excepto los humanos.

Dejemos todo de lado para pensar solamente en la armonía, en armonizarnos día y noche. Cuando lo logremos, de un solo golpe comprenderemos todas las leyes del universo, porque la armonía nos dará esa posibilidad de comprenderlo todo de un solo golpe.

*Texto basado en enseñanzas inéditas en español del maestro Omraam Mikhaël Aïvanhov , adaptadas en su forma, no en su esencia ♥

No hay comentarios:

Publicar un comentario