jueves, 8 de diciembre de 2011

LA CONCIENCIA LIMPIA TODO Y A TODOS




La práctica del ESTAR PRESENTES en el ahora ,desactiva la negatividad, la gresividad y todo el caudal de emociones turbulentas que nos arrasan a raíz de estar tan sobrecargados los planos menos sutiles del planeta.
Cargados de pensamientos inconscientes que cada ser emite,según su posicionamiento en el proceso conciencial …y de emociones que no parten de nuestro centro ,sino de la personalidad.

Estos días se hace muy precisa la vigilancia…porque todos están notando esa carga que vuelve, A TODOS, no solo a los que emiten energía de baja frecuencia, en este Campo Unificado en que  nos experimentanmos ilusoriamente  como individuos.

Se nos necesita, amorosos, cuanto podamos, calmos, cuanto podamos, vigilantes, lo más posible,centrados, cada momento, y sobre todo CONSCIENTES…de que sea como sea, podemos servir… con solo darnos cuenta de que todo éste material emerge para ser redimido, curado, trasmutado o como quieran llamarlo, este es poco a poco disuelto…pero solo con CONCIENCIA.

Más que suprimir las emociones o entregarse a ellas lo importante aquí es contemplarlas y contemplar los pensamientos y cualquier cosa que surja, con aceptación.
Así simplemente comienza el proceso de trasmutación.

Por eso se dice que la espiritualidad es simple…no es estar leyendo todo el día, ni meditando en una hora determinada, ni correr tras cursos, lugares sagrados o gurúes…es simplemente ESTAR AQUÍ Y AHORA….observando cada cosa que surge…porque la conciencia ilumina aquello en lo que se posa, lo sana, lo disuelve, lo trasmuta,según el caso…solo con ese rayo de observación calma en que no metemos de lleno al ego. Si ponemos mente,creamos más de eso que queremos eliminar.

La consigna…al ir observando cómo nos estan afectando los hechos que surgen es…según nuestras posibilidades:

 Ponernos por encima de la situación, involucrarnos emocionalmente lo menos posible, y desde allí, actuar si es necesario, o permanecer sin hacer nada. La simple observació, trasmuta y sana.

Estamos aprendiendo a despersonalizar lo que llega para que en lugar de afectarnos nos permita servir disolviendo y sanando.
 LO QUE VUELVE ES LO QUE CREAMOS EN EL UNO.
SIEMPRE ES NUESTRO


Valoricemos el servicio que surge de tomar consciencia y aceptemos el privilegio que tenemos de saber cuánto creamos segundo a segundo.

 Aceptarlo significa más que asentir con la cabeza al leer. Significa PONER CONSCIENCIA EN CADA COSA QUE SALE, TOCA O LLEGA

Descontado que hacemos lo que podemos y paso a paso aceptamos también la imposibilida de no estar presentes las 24 horas al día...PORQUE EN REALIDAD LO ESTAMOS.
No hay modo de SER O ESTAR fuera de la PRESENCIA...lo que nos falta es enfocarnos en esa PRESENCIA...cuanto podamos, sin forzar, sin tensión, con soltura, aprecio y amor por cada regalo consciente que aportamos en el mar infinito  que SOMOS.
Y LAS BENDICIONES FLUYEN!!!



Tahíta-

No hay comentarios:

Publicar un comentario