domingo, 1 de marzo de 2015

La puerta del León, la Noche Oscura…la Vida!!!

Un día comienzas a darte cuenta de que todo en tu contexto externo e interno está dándose vuelta completamente…dos de tus entradas económicas dejan de manar tu susutento…el tiempo cambia y las lluvias rompen el techo de tu hogar…las paredes comienzan a vestirse de moho…una de ellas amenaza con caerse erosionada…alguien a quien amas como una hija es diagnosticada a con una enfermedad psicofísica que supuestamente la mantendrá el restro de su vida internación tras internación…la traes contigo, presencias su deterioro…la dejas marcharse a su casa sabiendo de su posible porvenir…y te sumas en la tristeza…una tristeza que por supuesto es la que abre la puerta los síntomas físicos…

Entonces un día te tratas de levantar y un aguijón de dolor en la zona lumbar te recuerda que antiguos pinzamientos vertebrales estuvieron esperando que bajaran tus defensas para enseñarte nuevamente que no puedes descuidarte y albergar tristeza y dolor por demasiado tiempo sin que se reaviven para que pases el plumeros por sobre las telarañas de miedos y broncas.

Fisioterapia y mucho retiro hacen que te puedas poner de nuevo de pie…Realmente si estábamos atravesando por la famosa “Puerta del León”…una iniciación colectiva muy fuerte, ese león fue implacable y persistente…pues no conforme con ello, a la semana tu pareja trae, desde otro hogar un virus  gripal como el que nunca habías enfrentado por sus características y furor y tras asistirlo cinco días terminas en la cama por una semana con fiebre y  los bronquios severamente afectados…lo que habla que esa bronca que sentiste al ver a tu hija adoptiva sumida en la droga y la locura, no había sido sanada ni drenada adecuadamente y tras largos años sin siquiera un resfrío, ahora llegaba a tu puerta a cobrarte toda la sanación  que necesitabas por años y años de acontecimientos cuyas “broncas” acumuladas pulsaban por salir y ser reconocidas y aceptadas. Veinte días ese virus te sorprende con un desgano que te sumergen en la cama, en la fiebre y  sin fuerzas ni para comer…por lo que dejas varios días a tu cuerpo repararse solo. En medio de ello…toda la conexión espiritual de tu personaje(ego) con la esencia de lo que Eres parece haberse cortado. Solo silencio…y una sensación de vacío que te recuerda cuan engañoso es todo cuando adrede el alma sumerge a todos tus componentes en una noche de la cual saldrás solo con “entrega” y “sin resistencia alguna”,no con mantras ni técnicas racionales.

Durante esas noches de fiebre comienza un movimiento inusual…miles y miles de rostros, días tras días desfilan ante tu mirada interna claramente…algunos conocidos profundamente, otros apenas relevantes y aún otros sin conexión aparente…el único sentimiento que flota en esos momentos es un inmenso amor por todos y una voz interna te hace ponerte frente a cada uno a decirles: Te bendigo y perdono toda situación.

Esos días sin fuerzas físicas y de una especie de  ausencia total de otra cosa que no sea ese desfile, dura muchos días y sus noches…sin poder dormir demasiado y sin comer. Recién ahora puedes volver de a poco a tu plato de arroz y verduras y a sentarte con cierta fuerza muscular…recién ahora regresa la paz, la sensación de misión cumplida, la abarcarte asistencia que emerge del alma, del Todo en la que Somos, de la esencia…y te das cuenta de que no importa el nombre que le des al proceso…estás completamente liviana física, mental y psíquicamente…que tienes menos kilos, que los conflictos sobrevuelan  sin demasiado peso…y que se te ha “reseteado” de tal forma, que como hace tiempo venías sintiendo, ya no puedes dar por sentado nada de lo que lo que sabes, sino de lo que “sientes” y que finalmente un hilo mental muy grueso se ha disuelto con el hilo dorado del corazón, y al principio se siente como inseguro, fluctuante, no racional, y a la vez sutil, bello e inédito.

No es fácil contarles por lo que he pasado y aún transito, aunque mucho más ligeramente. Las palabras no pueden traducirlo.

Mañana comienzan a cambiar el techo de mi Hogar físico y luego debo acceder a que derrumben una pared y quiten el moho de las habitaciones(Casa=Consciencia)…me estoy permitiendo dejar de lado la tristeza por mi ser amado casi perdido aceptando que es una elección de su alma pasar por ese  duro trance…Estoy tratando de revitalizar mi cuerpo con caminatas, polen y mucho Amor…y hasta me he atrevido a escribir para ustedes una mínima parte de todo éste proceso por el que sé que todos pasamos no una sino varias veces en nuestro camino de vuelta a la Esencia.

Si fue la Puerta del León iniciática…Bendita sea…si a causa de esa Iniciación en muchos de nosotros se nos sobrevino una noche del Alma desgarradora…BENDITA SEA!...si la sanación  abrió las alas enfrentando los vientos de cambio repentinos y la limpieza restregó hondo llevándose un puñado de plumas…ASÍ ES COMO TUVO QUE SER!!!

Es la Vida que nos vive sin permiso del personaje enajenado y doliente (ego), solo con la anuencia del Alma que acordó reconocerse en el dolor y en el gozo, en éste campo de juego de opuestos.

¿Cómo sigue todo?...COMO EL ESPÍRITU LO DISPONGA.

Acompañen la Vida como puedan y sean conscientes de cada viento que les agite fuera o dentro…bendíganlo y sigan adelante!!!

 

LES AMO EN EL AMOR DEL UNO QUE SOMOS!!!

 

Tahíta

No hay comentarios:

Publicar un comentario