domingo, 21 de abril de 2013

NADA DE BURBUJAS!-


Muy efusivo tal vez el título de este artículo, pero es lo que siento cada vez que me llega o leo en sitios que aún no tienen claro el peligro de las canalizaciones y el fomentar esos consejos y ejercicios, el meternos en una burbuja, por ejemplo, sea del color que sea.

Siempre tenemos que reflexionar que nunca sabemos el origen de la información, que seguramente ningún arcángel puede ser canalizado, ya sea porque su energía nos mataría al instante, al contactar su elevado voltaje ,o porque se ocupan de otra cosa: digamos que no pertenecen al equipo de mensajería divina. Lo mismo lo maestros ascendidos.

Después de tener en claro esto pensemos que quienes se canalizan a sí mismos, no siempre tienen una conexión interna profunda, y que los demás canalizan desde el plano astral, información que se contradice y que está plagada de errores.

Uno de esos errores es como les menciono el encerrarnos en una burbuja. La energía tiene siempre que estar en movimiento y circular, ya hacia afuera ya hacia adentro desde nosotros o hacia nosotros, por eso cuando hoy leí el supuesto consejo del arcángel Miguel, acerca de ponernos en una burbuja, renacieron en mí las enseñanzas cristalinas de los verdaderos maestros que tienen bien claro ese movimiento de energía que tenemos que dejar fluir.

Encerrarnos en una burbuja es un error peligroso que hace 1) que no podamos emitir hacia afuera esa radiación de Amor que se nos pide, y que tanto bien nos hace realimentándonos, y 2)que nos cerremos a que lleguen a nosotros las energías que atraemos por ley de semejanza, o sea, en lugar de unirnos, de unificarnos y reconocer esos hilos de la matrix que nos hacen más poderosos en el UNO nos apartamos, nos encerramos e impedimos el flujo.

Todo eso, por miedo, porque tenemos la mente llena de esos mensajes que ponen en las canalizaciones supuestos seres, maestros, instructores o bienintencionados pero nada sabios hermanos. El poder UNO no necesita de esos artilugios que en definitiva nos debilitan en lugar de protegernos.

De allí ya sabrán reflexionar sobre la fuente de esa enseñanza, lo que no viene al caso, sino que lo que siempre tendremos que hacer es volvernos dentro y sentir esas energías que confirman a nuestros cuerpos como VEHÍCULOS, no simples depósitos de energía.

Un vehículo lleva y trae energía en una interrelación energética de la cual nos beneficiamos y beneficiamos a los demás seres, y no podemos, en definitiva, tratar de detenerla sin desequilibrar el flujo y enfermarnos.

Siempre que quieran beneficiarse con un trabajo de un rayo en especial, si lo consideran necesario, háganlo fluir por sus cuerpos como sientan: de arriba a bajo, de abajo a arriba o pasando por el aura o un órgano dañado, pero no limiten esa energía, que solo actúa con un toque y un fluir, encerrándola en una burbuja. Es lo peor que pueden hacer.

He visto la consecuencia, que no es solo la falsa esperanza de estar protegido o siendo sanado, sino que quienes lo hacen se cierran, se marchitan, se aferran a creencias. Es más, se convierten en eso, en una burbuja cerrada por miedo o deseo de protección, que no es necesaria.

La protección proviene de lo que emanamos, lo que sembramos, y la energía que cosechamos, no la detiene ninguna supuesta burbuja...solo la frena en su correcto fluir, y luego cuando nos olvidamos de la burbuja, nos pega duro, no suavemente como estaba previsto...y es que es así con todo...cuando nos resistimos a un fluir, lo que se estanca malogra el proceso o lo retarda y dificulta.

Sabemos que el abrirnos nos hace humanamente vulnerables. Esa es nuestra naturaleza humana, y al aceptarla nos damos cuenta de que es el camino más directo para que esas energías que salen de nuestros vehículos y las que llegan a diario lo hagan lo más armoniosamente posible, dentro de éste tiempo de enseñanzas drásticas y directas.

Dejémoslas actuar entrando y saliendo, y no nos encerremos en nada, aunque parezca luz.

La luz fluye, no se estaciona ni se estanca...esa es la naturaleza de la Luz que en esencia SOMOS..no un cuerpo, sino un proceso en el cual lo que llamamos cuerpos son reconocidos al fin como vehículos transportadores y transformadores.

Y SEGUIMOS ADELANTE ABRIENDO EL CORAZÓN!!!

Tahíta

No hay comentarios:

Publicar un comentario