domingo, 21 de abril de 2013

LA ASCESIS…CAMINO DE ACCESO A NIVELES CADA VEZ MÁS ELEVADOS ♥


En el pasado, muchas filosofías nos invitaban a repudiar el mundo externo como vía para acceder al contacto con nuestra mónada o núcleo espiritual. Se consideraba un requisito para la ascesis (ascesis = acceder).

En cambio hoy día, habiendo la humanidad traspuesto, muchas veces de manera inconsciente, tantas iniciaciones internas y habiéndonos abierto individualmente a la posibilidad infinita de evolucionar por vía intuitiva, llegamos con aspiración, a sabernos colaboradores y co creadores de una elevación de frecuencia en todos los niveles de la Vida.

Muchos son los que perciben ese llamado interno, que no siempre es una corriente audible, ni una visión, sino una energía de Amor que comienza a invadirlos sutilmente y que los invita al servicio .Para sentir ese llamado, muchas veces tenemos que romper prisiones internas en las cuales nuestras energías se hallan estancadas por conceptos, cristalizaciones, inhibiciones, represiones, reglas, creencias, desvalorización, límites conceptuales….y más.

Es tan fácil sobrepasar todo ese material estructurado y tan fácil volver a aprisionarnos!

Lo sobrepasamos cuando hacemos lugar a la intuición, a la “corazonada”, cuando dejamos atrás el miedo, la desconfianza, la inseguridad, el impulso de controlar, (hijo no siempre reconocido del miedo)…y volvemos a entramparnos cuando la mente se adelanta al corazón, en lugar de acompañarlo, creando rincones de sombra en la cual ponemos al otro o a nosotros mismos, por desvalorización, poco empoderamiento, por ver la situación en su polaridad, no en su totalidad…

Es un desafío y una gran oportunidad ver desde el observador cuándo estamos dejando que la mente sea el protagonista. Y para probarnos, no es bueno aislarnos sino sumergirnos en el día a día, en la compañía, en la convivencia, en el movimiento continuo de energía para medir cuan maduro está el fruto para soltarse de toda creencia y limitación y caer en la ascesis al conocimiento, sabiduría y Amor.

A todos los que sientan estar en una tarea conjunta y planetaria se nos convoca internamente a mantenernos en el AHORA…mas no en el ahora de nuestros intereses personales, sino de algo mucho mayor que nuestra parte humana…se nos invita a estar atentos aún en el devenir humano, de esa energía enorme que tiene que darnos de lleno y no dejar “piedra sobre piedra” sin disolver de los núcleos de egoísmo que todavía mantenemos cuidadosamente ocultos. Solo así…moviendo las bases de nuestros egos, nos aseguraremos de poder acudir al llamado.

No es necesario formar grupos, ni acudir a un lugar sagrado, ni seguir un maestro…es necesario aceptar esa energía de renovación, cada día, con los desafíos que acarrea…y decir…sí….sí….sí

Eso romperá todos nuestros hábitos arraigados, los de los que nos rodean…los del Planeta. El fuego interno está quemándonos de una manera inusual…y es asi, sea que sintamos o no síntomas físicos, emocionales o mentales. Se nos dijo que a la Humanidad ya no se la pasaría por la prueba del agua (simbolizada por el Diluvio, que en realidad es una purificación del campo emocional planetario), sino que sería en el final de los Tiempos REDIMIDA POR EL FUEGO (Agni, fuego del Espíritu)…y no se refiere al fuego que asola los bosques de la Tierra, que son la manifestación física del Agni, sino al fuego interno que purifica los canales o nadis…no solo físicos, para que la ascesis…(el acceder al contacto con la llama interna) sea una posibilidad real.

Las crisis son aumento de fuego redentor…y cada uno, en ellas, somos bendecidos con la oportunidad de transformación.

Veámoslo así, en lugar de desesperarnos con el drama que no es tal.

Es hora de permitir que la energía trabaje a través de nosotros, donándonos como servidores, para estar de tiempo completo conscientes de lo que emanamos…lo que no es fácil tarea, mas si no nos disponemos a ello, siempre seguiremos esclavos del vivir inconsciente, del transcurrir sin trascender.

La materia está siendo impregnada por poderosas vibraciones que la trasmutan y a liberan de la carga psíquica. A cada uno nos queda responder o no a esa oportunidad, rindiéndonos internamente a interactuar con ellas o sirviendo en la forma, pues somos todos únicos y complementarios. Cada uno tiene que abrirse para que ello suceda….y hacerlo, no solo de palabra sino desde una vivencia interna. De esa forma, también nos abrimos a LA CURA. La nuestra y la de todo ser sobre el planeta…que no provendrá de remedios curadores y medicinas, sino del anclaje de nuestras energías en la energía del ESPÍRTU, que las sanará cuando sostengamos un contacto sostenido e incondicional.

Para ello, tenemos que prepararnos desde dentro, en silencio y en acción diaria también…tenemos que asumir que la ascesis no se trata de un rehuir la participación en ésta dimensión, sino, en tomarnos para ella momentos de silencio e interiorización y luego impregnar nuestro espacio y campo energético y más…con esa emanación del contacto que obtenemos.

Estamos en aprendizaje, pero no se engañen pensando que estar inscribiéndose constantemente en cursos, talleres y actividades los prepara…todo lo contrario…cuando dejemos de disipar fuera nuestro poder, y lo reconozcamos dentro, emanándolo luego… solo entonces, podremos acceder al Iniciador Divino, fuente de toda sabiduría, cura y poder…no antes.

Cuando sintamos ese interno llamado a la accesis, permitamos a la energía de cura que porta actuar sin imponerles moldes, desprendidos del dolor y aún el sufrimiento que suelen preceder a esas iniciaciones de Luz…cuanto más aceptemos todo lo que llega, toda la tensión interna que provoca cada pequeña iniciación…que significa una apertura más grande a la Luz…más cura recibiremos…la que sea, en el nivel que sea…pues la ascesis (acceso) al reino interno, conlleva el dejar que se consuman en el fuego interno muchas cosas que aún consideramos preciadas…y que el espíritu ve como lo que son: obstáculos.

Esto llama a nuestra puerta desde AHORA…disciernan cómo responder.

MI CORAZÓN LES ABRAZA SIEMPRE!

Thai ♥

No hay comentarios:

Publicar un comentario