miércoles, 19 de octubre de 2016

CAOS Y AMOR – por Tahíta


6 de octubre de 2016

El caos es inevitable en el Universo…es preludio de Buenas Nuevas…de cambios trascendentes…sin embargo, siempre intentamos evitarlo. Si tan siquiera lo viéramos de esa forma, como un remolino sagrado del cual emergerán  infinitas posibilidades, vislumbraríamos que de él se genera el equilibrio que finalmente se instala tras etapas de inestabilidad. El equilibrio nace del caos…no puede nacer del balance. Confiemos en el orden divino.

Ninguna persona puede ser un paradigma a seguir inequívocamente, ni siquiera un maestro, ningún patrón nos encasilla en la certeza…ninguna creencia se establece como indudable y totalmente cierta. Podemos resonar con algo de ello, pero siempre es un afuera limitante…un afuera que podemos trascender cuando, a pesar del caos de sentimientos, pensamientos y programas nos plantamos dispuestos a  movernos fuera de lo aprendido, de solsticios y equinoccios, de tormentas magnéticas y síntomas de ascensión (?), de todo cuanto no sea experimentar como podamos la Vida, siendo observadores y a la vez protagonistas, guionistas, actores y escena…

Nuestra Vida es fruto del plan de nuestra Alma…y lo que llega, llega a tratar de despertarnos…el Orden Divino se manifiesta aún en el caos…y aunque no nos percatemos. Así que antes de resistirnos continuamente, gocemos de la paz que da el rendirnos al presente, al Poder oculto detrás y al regalo que cada experiencia trae. ¿Aún a lo doloroso?...AÚN. Todo tiene un PARA QUÉ…y moverse con esa FE es el mejor sedante.

La Vida tiene en sí un propósito…pero nos aferramos a la mente para descifrarlo, como si se pudiera…y no se puede. La mente es maravillosa para algunos usos pero no en estos casos puntualmente trascendentes…así que solo podemos dejar de etiquetarnos…que si vinimos para esto o para lo otro…VINIMOS A VIVIR. Lo demás deja que sea.

Disuelve la idea de caos en el AMOR…desde el caos sagrado gotea el amor divino, para bien.

La aceleración energética en la que estamos inmersos se sobrelleva en Amor o se sufre en miedo.

Elegir el miedo nos hace perdernos de la vida…confiar en el Amor como real, es confiar en la vida y desechar las dudas y cuestionamientos que como buscadores nos plantamos en el camino, como experiencia valedera, pero ya hemos tenido bastante de eso…comencemos a ser solo VIVIDORES de la vida, observadores atentos, amadores, confiados entregadores en los brazos del amado UNO.

Mucho está saliendo a la luz. Aún si tus aspectos más oscuros salen disparados…presta atención con calma, abraza la oscuridad y siente realmente que nunca fue lo que pensamos, sino una parte que escondimos profundamente sin observarla  avasallados por los miedos que hoy la tratan de seguir tapando mientras el amor desgarra las vestiduras y nos muestra la desnudez inédita y hermosa de lo que tanto temíamos… ¿eso era el caos?...

¡Bienvenido Maestro cotidiano que nos punza el ego hasta transparentarlo y hacerlo amado!

Es hora de tomarnos un tiempo antes de tomar cualquier decisión. Está en juego más de lo que pensamos, a medida que los velos caen y la consciencia toma y reabsorbe a la “conciencia” individual. No te lleves por normas heredadas…la mayoría ya no es válida .Espera ser guiado desde el interior. Aún si no lo percibes…harás lo correcto si no te precipitas. La consciencia  te abrirá a nuevas reglas de juego.

Solo está el ahora…con su caos generador de cambios y de equilibrio al fin…

Solo el ahora...

Elige la paz…Ama…entrégate…suelta…deja ir…

VIVE!

Tahíta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario