miércoles, 19 de octubre de 2016

Energías que acarician, energías que abofetean - Tahíta


 

Un vendaval de energías nos está llegando con suma intensidad estas últimas semanas. No lo confirmo a través de lecturas o predicciones, sino que las experimento en estos cuerpos a través de los cuales el UNO se manifiesta a tirones a veces y otras, dulcemente, acariciando el alma individual con infinito AMOR.

Antes entraba en pánico más fácilmente, después comencé a tratar de “controlar” esas energías (como si la intensidad de la vida pudiera controlarse!)…más tarde me di cuenta de que en lugar de controlar  tenía que “gestionarlas” como se pueda…y finalmente acepto que  la mayoría de las veces hay que abrirse a como dé lugar…aquietarse lo más que se pueda y aceptar, sin resistencia, respirando hondo, conectarse con la versión nuestra más elevada a la que podamos acceder y emanar la mayor cantidad de AMOR  que podamos, sin restringirlo a determinadas personas u objetos…A TODO.

No siempre lo logro, pero para eso estamos siendo arrasados por estas oleadas que co-creamos en el mismísimo UNO , que “a-cordamos” para tensar esa cuerda del corazón intuitivo y expandirnos fuera de los límites de las energías humanas ya conocidas y un poco desactualizadas.

Y aquí andamos…que la presión sube y nos asusta, que baja y nos permite un respiro, que la cabeza y los músculos duelen , que la tristeza nos apuñala por la espalda y otras veces el exceso de entusiasmo y vitalidad nos estresa…que no podemos dormir o nos dormimos todo, que la angustia aprieta la garganta o el gozo ensancha el corazón…

Y éstos amados templos-cuerpos se reacomodan como pueden.

Es bueno recordar que no somos víctimas de ninguna situación…que cada cosa que llega forma parte del Plan del Alma, y aunque algunos sucesos nos duelan (olas de partidas del plano de amados y mascotas, rupturas, desequilibrios de toda índole)…NADA ES FORTUITO, CASUAL NI DRAMÁTICO.

Solo tenemos que cambiar la perspectiva y verlo desde la esencia en la que somos eternos, infinitos y AMOR…no amados, aunque en nuestros personajes sí lo somos, sino rotundamente AMOR.

No siempre resulta agradable o fácil  éste periplo humano…y es que es un juego temporal que se disfraza de real y eterno, en el cual agotamos energías resistiéndonos a todo lo que llega…en mi caso es a veces difícil el manejo de mi cuerpo físico por las llamadas “enfermedades” que lo agobian…y hasta solía sentirme culpable o menos “espiritual” por cargarlas…pero después me di cuenta de que si las acepté y las estoy transitando es porque el Alma dijo “sí…quiero avanzar de ésta forma, para aprender a…” y allí pongo todo lo que se me va revelando de día en día: miedo, rigidez, aferramiento a los cuerpos y las personas, deseos de que las cosas sean de otro modo, obligaciones provenientes del árbol familiar, etc…etc…etc. Ustedes pueden configurar su propia lista.

Mis herramientas son tratar de reconectarme seguido a LO QUE SOY y mantenerme así cuanto puedo…observarme y estar atenta a las reacciones de los cuerpos, sin culpa ni juicio, solo observarme y dejar que la consciencia se encargue…sentir el dolor o la pena y permitirles estar conmigo hasta que se van, o no…observar la alegría, y saborearla sabiendo que es tan pasajera como el dolor…leer un poquito, no mucho, sentir y sentirme aunque no siempre sea grato, respirar hondo observando, no darle lugar  al miedo en lo posible y si llega: estar en sus  ámbitos hasta que se transforma en compasión y sosiego…o no…y tratar una y otra vez de volver al aquí y ahora saliendo de la mente, sin resistirla…solo entrar y salir grácilmente como un pájaro en vuelo surca todo tipo de cielos, climas y tormentas o serenidades.

Espero que ustedes, que son YO, que son UNO, que somos en unidad el mismo proceso de Vida, estén también convencidos que  Vida somos y que la Vida se acepta con confianza….AUNQUE A VECES DUELA!!!

ME AMO INFINITAMENTE EN USTEDES!!!

Tahíta

No hay comentarios:

Publicar un comentario