jueves, 24 de marzo de 2016

¿Una espiritualidad infeliz?


La palabra espiritualidad, ni siquiera debiera de existir, puesto que ella nos hace caer en la  creencia de que algo o alguien es espiritual y algo o alguien no lo es. Pero en un mundo dual, como el escenario en que desenvolvemos nuestros aprendizajes, la mayoría de las veces tenemos que limitarnos con las palabras, aun comprendiendo que solo nos hacemos comprender con ellas aproximadamente.

La cuestión es que nos han imprimido en la memoria la idea de que quienes son “espirituales” o siguen conscientemente el proceso de su evolución espiritual en ésta dimensión, deben ser personas adustas, esforzadas, siempre en probación, atendiendo de lleno a sumar un mérito kármico a su historia, para ascender, o iluminarse, o “ser más espiritual que”… Cuando lo auténtico sería que quien va develando lo que ES, se aliviane, deje de esforzarse, debido a comprender lo irreal de lo que tanto nos pesa, y llegue a estar cada vez más alegre y en paz…si no…tal vez hubiera sido mejor ni haber  “despertado” aun parcialmente,  de lo mundano y trivial.

Tal vez todo provenga de que tenemos que manejarnos cada vez más desde el SER en un mundo que es dominio del ego…y éste comienza a sentirse muy vulnerable cuando se pone en evidencia su temporalidad.

Sin embargo, podemos hallar el punto intermedio entre lo que significa reconocer que en esencia somos el Océano, y aún así, estamos aquí para experimentarnos como ola. Es maravilloso, como dice Jeff Foster saber que “En el océano que SOY, las demás olas son esencialmente yo”, mas mientras estamos encarnados, nuestro papel de ola individual  tiene que ser sostenido coherentemente, con amor y comprendiendo la complicación de despertar en un mundo dual que a cada instante nos lleva a detenernos para mantenernos conscientes de la Totalidad  y la Unicidad, aún en el juego de opuestos.

Lo refrescante es que  sabiéndonos ALGO TAN INMENSO…eso nos puede hacer más fácil el camino, el desaferrarnos o desapegarnos, el despreocuparnos por lo que no tiene eternidad, por lo transitorio, y el sabernos inocentes jugadores en un juego en el cual, sin dañar a nadie, en verdad, solo nos re-conocemos o experimentamos a nosotros mismos en distintos roles, durante solo un capítulo del libro dela Vida.

Muchos se atemorizan y hasta deprimen cuando  se ven enfrentados a ideas como …no hay más Dios que Tú, o Solo Dios es real, o todos no somos más que pensamientos en la Mente única. Realmente, en un principio, ya que seguimos los programas de nuestro ego, que abunda en miedo, estas ideas nos abruman…mas el consejo es no donarlas al dominio de la mente, que aumentará la confusión, sino dejarlas fluir hasta que la intuición del corazón nos haga comprender realmente el significado y la maravilla que encierran.

Por eso, midamos nuestro equilibrio al respecto, considerando cómo nos sentimos a medida que avanzamos. Si la paz es mayor, si podemos disfrutar la vida de nuestro personaje dual, aún sabiéndola temporal, si podemos, de a pasitos, estar más presentes y en atención, mas sin forzarnos y sin amargarnos por no lograrlo con la prontitud deseada, si podemos observar a “los otros” respetando esa aparente personalidad, aun siendo conscientes del océano que todos somos…si podemos reír y llorar, bailar y acongojarnos en un duelo, amar y cuidar la naturaleza aunque nos digan que solo está en nuestra mente…realmente estamos comprendiendo la sutil vivencia de la Unicidad y la dualidad aparente..

Si en el proceso de pelar la cebolla, nos sentimos amargados, infelices o temerosos…es porque esa no es nuestra verdadera percepción, sino la del ego, que no quiere perder poder y trata de que sigamos inmersos en sus “programitas” de sufrimiento

No nos apartemos de la alegría…ni muchos menos caigamos en la indiferencia de decir “Bueno…si todo es irreal, nada de nada importa”. No tendría sentido haber venido a experimentar la individualidad, si la desechamos como inútil. Nada es menos que perfecto… aún la ola que cada día, reconociéndose como océano, lame la playa de la arena del tiempo…sabiendo que ambos (ola y tiempo) son una ilusión necesaria evolutivamente

Que la paz fluya!

Tahíta

No hay comentarios:

Publicar un comentario