viernes, 10 de noviembre de 2017

La Moda de tener que…“Dejar la Zona de Confort”


¿Han observado cómo los llamados consumidores de artículos espirituales(¿) o de auto-ayuda se ven bombardeados por “modas” acerca de lo que deberían hacer para auto conocerse, sanarse o despertar?

Una de las más actuales es la obsesión por…SALIR DE TU ZONA DE CONFORT.

No sé  qué mente individual puede haber acuñado esta frase que hoy día hasta aparece ridiculizada en las publicidades, mas definitivamente no adhiero a lo que  suena como una versión más suave de quienes antes nos decían que debíamos SACRIFICARNOS, CASTIGARNOS…o ponernos en último lugar. Eso sería imposible ya que somos un Campo energético maravillosamente diseñado como para reflejar, de modo que cuanto más felices somos…más feliz es el Campo común.

Claro que te dicen que salirse de la ZONA DE CONFORT se trata de romper hábitos…Yo a eso le llamo…ATENCIÓN PLENA, ESTAR PRESENTES, EN PRESENCIA …y para ello no necesitamos hablar con extraños, forzarnos a cambiar de sitio en un  transporte de pasajeros, o de ruta al volver a casa, vestirnos distinto u optar por un batido de arándanos en lugar de nuestro te preferido, aunque no nos gusten los arándanos. Si actuamos en atención plena no necesitamos esas excentricidades…No necesitamos nada más.

También he leído: "Salir de tu zona de confort implica tomar decisiones difíciles, significa que tienes que hacer algo con lo que no te sientes cómodo, con el propósito de abandonar tu rutina y vencer tus miedos".

¿Por qué?... ¿por qué elegiría tomar decisiones difíciles, hacer algo con lo que no me siento bien? Tal vez los miedos se abrazan hasta que desaparecen en una coherente vibración de Amor en que incluyo el aceptar estar en CONFORT y en DES-CONFORT...cuando llegue.

La Vida lo hace todo por mí. No tengo que crear artificiales escenarios fuera del confort.

En este proceso de observación que algunos estamos profundizando, ya no nos dejamos tan frecuentemente arrastrar por nada de lo que se pone de moda, sin “sentir” la coherencia o incoherencia de todo lo que se enuncia  y proclama como algo comprobado, con sello de autenticidad y decretado como eficaz…por lo tanto, no adhiero para nada a esos juegos que mueven a las personas hacia un lado y el otro como si fueran marionetas, robots, con enjambres de revelaciones colectivas que surgen de la galera de quienes creen tener resueltos los impredecibles,sincrónicos y perfectos eventos en que la Vida florece, orquestados desde nuestra propia esencialidad.

Por mi parte…no hay día en que la Vida no se encargue, cuando así lo cree necesario, de sacarme de la ZONA DE CONFORT, incluya lo que incluya esa  frase. Creo que muchos la repiten sin siquiera saber de qué se trata. La zona de confort es aquella en la que te sientes BIEN…cómodo, sin sobresaltos, culpas, nada que te mueva demasiado, CONFORTABLE. Puede incluir o no hábitos,y si los estableciste solo debes observarlos para que dejen de serlo y pasen a ser elecciones conscientes, o no...eres el co-autor del guión.

Entonces… ¿cuál es el problema? ¿Tenemos que volver a la culpa, el sacrificio y el considerarnos incompletos, inadecuados, in-merecedores o “debiendo hacer...”?

¡ES MARAVILLOSO PERMANECER EN LA ZONA DE CONFORT!

De por sí…no es una zona en la que se nos deja demasiado, porque la Vida se trata de movimiento, cambio, perspectivas sesgadas, y en ese continuo devenir de estados precarios y cambiantes, poder permanecer por momentos en la ZONA DE CONFORT…es maravillosamente relajante y necesario.

Por lo tanto me muevo con el flujo de la vida, pero elijo que estaré cuanto pueda en esa llamada ZONA DE CONFORT…porque si así llega es porque es adecuado estar en ella…y así reuniré AMOR, PACIENCIA, FUERZA…y lo que quieran agregar para el momento en que esa misma y maravillosa vida, perfectamente coherente, me saque a dar un paseo por algún conflicto no resuelto, o tarea extra, no tan confortable.

Y sí…ELIJO ESTAR BIEN…porque ni modo que me ancle en la masoquista idea de que el Campo energético en que estamos unificados pueda ser afectado de mejor manera que SINTIÉNDOME BIEN…BIEN Y CONSCIENTE A LA VEZ. Y cuando no me sienta bien sabré que eso es también perfecto dentro de campo de posibilidades no tan impredecible en el que jugamos.

Por el momento…PERMANECER EN MI ZONA DE CONFORT…es lo que elijo sabiendo y permitiendo a la Vida que sea ella la que sople los vientos adecuados para  renovar los aires y  salir al encuentro de lo que llegue….sea lo que sea.

Cuando adhiramos a la coherencia con lo que sentimos, pensamos, y eso sea lo que digamos y manifestemos en obra…se opacarán los ecos repetitivos de slogans que cualquier voz, creída de autoridad pretenda meternos en el inconsciente…cosas que ya no queremos manifestar ni individualmente, ni en el Uno.

Contribuir al Bien Común es ESTAR BIEN.Con ésto no quiero decir ROBOTIZADOS por hábitos inconscientes...pero tampoco por mandatos externos...solo fluir y dejar que los cambios nos muevan, y a veces hasta seguiremos sintiéndonos confortables en brazos de esos cambios.

Respeto aún si crees lo contrario…porque somos una amalgama  de percepciones que alguna vez vibrarán al unísono, CONFORTABLEMENTE, en Amor Pleno.

ALOHA!!!

Tahíta

No hay comentarios:

Publicar un comentario