miércoles, 9 de agosto de 2017

VIVIR SIN SABER


Cuando dejamos de creer ciegamente en nuestros pensamientos y creencias, caemos en el profundo, amplio y potencial espacio del no saber… un NO SABER…que puede inspirarnos a inéditas experiencias no programadas. De hecho, lo importante es  desprogramarnos de lo aprendido y adherido a nuestras mentes individuales, por lo que ese espacio nos ofrece las corrientes energéticas precisas para tal oportunidad.

Se nos ha inculcado que “es malo” no saber…que es inaceptable sentirnos confundidos. Cuando en realidad, la Vida es un misterio.  NADIE sabe demasiado de ese misterio…y todos solemos sentirnos confundidos con nuestro contenido mental.

Nos aterra el que nos consideren vulnerables, el sentirnos desprotegidos e inseguros, y por eso tratamos de cubrirnos de capas y capas de conocimientos, certezas e intelectualismo, cuando lo que cubrimos en definitiva es nuestra vulnerabilidad, escapando a esa sensación  incómoda de sentirnos  inconclusos, “en falta” de algo. Porque la mente fragmentaria nunca se sentirá en completitud hasta que podamos al menos vislumbrar una escena mayor y completa.

Es un gran alivio admitir que en la mayoría de las cuestiones “no sabemos”…que las cosas están abiertas a seguir en múltiples y desconocidas formas.

¿Seguiremos creyendo que  No Saber es algo “a arreglar”, una materia pendiente, un hueco que tenemos que llenar con lo que  creemos que sabemos?

A los pies de la mente nos postramos ante los pensamientos que llegan como si fueran la Verdad. Pero cuando nos percatamos de que el pensamiento puede ser superficial, reaccionario, repetitivo e inútil, nos quedamos aún en un espacio abierto, que nos atemoriza.

Este espacio abierto es realmente  libertad, posibilidad creativa y energía maleable para nuestra expansión…disfrazado de vacío. Puede que ese disfraz nos haga sentir atemorizados…pero es un potencial, es LO QUE HAY.

Podemos soltar  creencias y abrirnos es éste espacio en el que nada sabemos para que llegue el verdadero conocimiento. Podemos dejar de erigir altares a la mente individual, para alcanzar la plenitud de lo que va más allá de ella, moviéndonos desde un conocer mucho más profundo que proviene del no saber….del ámbito esencial, de la intuición.

Así, aunque nos hayan hecho creer que No Saber es una debilidad, sepamos que en realidad es fortaleza, poder y valentía. Valiente no es el finge ser fuerte.

Vivir valientemente puede incluir  “no saber cómo vivir”, y llega desde el sentir y experimentar lo que hay aquí, sea lo que sea. Solo entonces podemos aspirar a que lleguen las  señales seguras del Espíritu Uno. Y es más…nos atreveremos a permanecer sin hacer interpretaciones de ellas, sino que las percibiremos y nos arriesgaremos a responder a las circunstancias y experiencias de la vida sin necesidad de entender lo que significan.

Entonces somos libres para vivir, expresarnos y sentir lo que sentimos como  verdadero, no importa lo que eso signifique o lo que los demás puedan pensar.

Eso nos lleva a sentirnos más profundamente  nosotros mismos y a los demás. Comenzamos a sentir la Unicidad de todo lo existente, más allá de las creencias.

Al no tratar de forzar la vida para que sea como creemos que debería ser, comienza el fluir.

 La vida continuará desafiando nuestras creencias acerca de cómo deberían o podrían ser las cosas. …y nos acercará las respuestas como regalos interminables que siempre estuvieron aquí accesibles pero como estábamos tan inmersos en nuestros pensamientos, los pasamos por alto.

El flujo de la vida siempre está sucediendo, pero muy frecuentemente tratamos de dirigirlo o controlarlo de acuerdo a lo que creemos o tememos. Dejar ir y dejarnos caer libremente en la vida puede dar la sensación de que nos arriesgamos a perderla, pero…es cuando realmente comenzamos a cobrarla.

Cuando dejamos de manipularnos a nosotros mismos y a la vida, lo real comienza a desbordarse.

Es la naturaleza de la Vida que somos…desbordarse cuando conscientemente la reconocemos…celebrándose a sí misma en cada flujo.

No saber cómo vivir…es en realidad dejar que la corriente de Vida esencial  NOS VIVA en libertad, sin necesidad de tener un plano aprobado de cómo fluirá….a eso, suelo llamarlo: FE.

En el Uno.

Tahíta

6 comentarios:

  1. Gracias a ustedes, Pablo e Ivana de Tambores Chamánicos♥

    ResponderEliminar
  2. Creer que escondiendo las partes negativas que son la Sombra que llevamos sin darles la oportunidad de encontrar la Luz. No nos conduce a nuestro verdadero crecimiento A despertar la Consciencia nata que debemos alcanzar
    Gracias Thaita porque nos índices a pensar y analizar debidamente nuestro sentir
    Paz profunda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Lulu por InterSer conmigo♥♥♥

      Eliminar