domingo, 12 de febrero de 2017

“Tener que”


 

Tenemos que ser “buenos”.

Tenemos que ser “Luz”.

Tenemos que “recordar”.

Tenemos que vivir en el ahora.

Tenemos que  pensar en positivo rechazando los pensamientos negativos.

Tenemos que  ser amables con todos.

Tenemos que evitar la ira, el enojo, la envidia, el desánimo, la tristeza, la depresión, la indignación…

Tenemos que “no tener”  deseos.

Tenemos que soltar y fluír.

Tenemos que expandir la conciencia.

Tenemos que aceptarlo todo.

Tenemos que amarnos y mar incondicionalmente.

Tenemos que despegarnos.

Tenemos que dejar de percibirnos separados.

 

Hoy elijo…no “tener que”…

Porque desconozco los límites precisos entre bueno y malo y cada vez serán más imprecisos.

Porque no es aún tan perfecto el vivir en el ahora  las 24 horas del día.

Porque la Luz me muestra una sombra que es un tesoro de aprendizajes.

Porque el “recordar” es un proceso al que no se apura.

Porque tampoco existe  un límite definitivo entre pensamientos positivos y negativos, y si lo hay…es subjetivo, es fragmentario tratar de elegir “no pensar en…” no dura demasiado y me priva de la totalidad de LO QUE ES.

Porque no es factible ser amables con todos todo el tiempo.

Porque evitar el enojo, la ira, la tristeza, etc…me hace su rehén y extienden sus raíces por debajo del  manto con que los cubro…pero los siento igual.

Porque los deseos son  los motores del juego de aprendizaje humano.

Porque soltar y fluir se va dando como resultado de aceptar sin rechazar nada de ésta lista…como la expansión de la conciencia y el aceptar aún que nos resulta difícil aceptar por ahora.

Porque estamos “en camino” en cuanto al amor absolutamente incondicional se refiere.

Porque desapegarnos es en el juego humano un proceso que nunca termina.

Porque aunque en esencia podemos definirnos como UNO…nos experimentamos separados por un tiempo, que es éste, y jugar el juego conscientes de la unidad pero honrando la diversidad es parte de las reglas que aceptamos o al menos nos es imposible aún no jugar.

Porque nos cargamos demasiado con “tenemos” y “debemos” aunque sintamos que son  perfectibilidades hacia las cuales avanzamos quitando velos, abriendo el corazón, prestando atención….estando presentes desde niveles profundos, abrazando al ego, aceptando todo mas moviéndonos aún entre opuestos  irreales para la esencia pero  que nos cachetean  o besan…por lo tanto en el proceso no son tan irreales.

Hoy elijo…”no tener que”.

 Estoy. Siento.

Disfruto del proceso cuanto puedo y experimento aun lo que no elegiría.

Me permito descalzarme de todo lo que “debería”…y  SOY.

Completa aún con todo lo que no alcanzo a “tener que”.

Como dice la canción…SOLO SE TRATA DE VIVIR.

Tahíta

No hay comentarios:

Publicar un comentario