miércoles, 27 de mayo de 2015

¡Está soplando!


 

Katie Byron es una terapeuta estadounidense…pero más que eso, es una mujer que estuvo recluida en un instituto para enfermos mentales, víctima de estados coléricos  agudos y depresión. Allí, cuando en el fondo de ese abismo parecía haberse acabado todo, dicen que hizo lo único que puedes hacer cuando ya no puedes caer más abajo…ILUMINARSE.

Nadie puede asegurar que se haya iluminado, es más: concibo la iluminación como un “paso a paso” desde que llegamos hasta que partimos…pero lo cierto es que la mujer que volvió a su hogar, en el desierto de California, ya no era la misma colérica persona que asustaba incluso a sus hijos, ni volvió a sumergirse en la depresión…y no solo eso, sino que dedica su tiempo a ayudar a otros, desde un método propio, a salir de situaciones desesperadas.

Se dice que el viento en la zona desértica en que vive, es insoportable, y que muchos se han mudado a causa de no tolerarlo.Ella devela la base de su enseñanza, la aceptación, a través de sus dichos. Cuando se le preguntó cómo sabía que  era adecuado que el viento soplara así, contestó…“¿Qué cómo sé que el viento debería soplar? ¡Está soplando!”.

¿Qué es lo que se mueve en nuestras vidas aquí y ahora?

¿Comprendemos que es lo que tiene que ser, por el solo hecho de estar sucediendo?

Dejando toda resistencia de lado… ¿podemos ver ese viento, seguros de que su fluir puede ser acompañado con nuestra bendición, aceptación e incluso agradecimiento?

Cada cosa que sucede, dolorosa o placentera, puedes pensar que es lo que atrajiste, o lo que planeaste con la Divinidad, o simplemente, lo que llega…no importa la filosofía de vida que abraces. Lo importante es, de la misma manera, aprender a abrazar  LO QUE ES, simplemente porque es menos conflictivo, más pacífico y amable.

La aceptación es una manera de Amor a nosotros mismos y a la divinidad de cada cosa o hecho...todo, independientemente de cualquier creencia, pues aunque no creamos que algo divino  emana de todo y respira en todo... es lo menos  agresivo hacia toda vida, incluyéndonos

Tal vez Katie podría mudarse a un lugar sin viento…aunque eligió el aprendizaje total de la aceptación.

Nosotros no siempre podemos cambiar el AHORA…y cuando es así, solo queda ACEPTAR…Y HACERNOS AMIGOS DEL VIENTO, simplemente porque…ESTÁ SOPLANDO!

 

MI CORAZÓN LES ABRAZA!

Tahíta

No hay comentarios:

Publicar un comentario