viernes, 27 de diciembre de 2013

EL MONSTRUO DEL ARMARIO


Es hora de dejar de estigmatizar a lo que solemos llamar ego, que es una parte nuestra que en Dios o la Unidad creamos para poder jugar el juego de la individualidad y enriquecernos con la experiencia.

Solo que nos olvidamos que Somos el creador…y lo creado, aunque lo creado sea temporal y variable según la corriente de consciencia que vayamos manejando.

Nos bombardean día a día con artículos que reflejan lo que desde fuera nos vienen diciendo acerca del ego…y nosotros lo aceptamos en lugar de penetrar capa tras capa en la consciencia , abrazarlo e integrarlo a nuestras herramientas de trabajo con Amor…porque lo necesitamos, porque sin él solo seríamos espíritu sin capacidad de obrar en los planos densos, y porque desde él y de él obtenemos todas éstas experiencias que nos hacen volver la corriente de la consciencia desde esa fragmentación sabiamente orquestada para un fín que podemos o no abarcar a la Unicidad en la que nada es rechazado como poco valioso.

Frases como “ matar …destruir, aniquilar al ego” o como “ luchar contra el ego” se transforman en slogan poco conscientes que no han dado ningún resultado, pues aquello contra lo cual se lucha se acrecienta, y porque crear lucha es dividirnos más…cuando, sea temporal o no, es más sencillo reconocer que fue creado con un fin sagrado, que es parte de la experimentación que elegimos y que observarlo y actuando desde la atención plena y el amor podemos sentirnos más en paz e integrados que estando siempre, como decía un viejo programa de kung fu…”peleando con tu sombra”…

El ego o la sombra o lo que quieras considerar algo malo en ti y los demás, es proyectado por tu Luz…por lo tanto quitar sombra es quitar Luz…la sombra o el ego o como le llames se integra en la atención plena, en el momento presente y en la observación tranquila de lo que queremos pensar, hacer, decir y sentir, avanzando más, en lugar de reaccionar desde el reservorio de pasado que nos condiciona generalmente.

El ego no nos miente…nos seguimos mintiendo cuando en lugar de responder desde muy dentro dejamos que nos condicionen las respuestas pasadas…

El ego no está para ser matado, se integra y se trasciende a sí mismo.

Es la gota, pero lleva la cualidad del océano, solo que lo ignora aún.

Es un recurso pobre cargar sobre él todas las culpas que antes pusimos en Satanás, los demonios, el rey, el presidente, la crisis, el hermano…o sea el afuera, en lugar de asumir su creación y su integración e iluminación.

Hasta que no soltemos esta maña de “ no hacernos cargo” que distintos movimientos religiosos o espirituales siguen alimentando, no podremos re descubrir desde nuestro genuino Yo-Todo la maravilla de cuanto hemos creado en el campo de la vida experiencial.

Sonrío cuando leo…” la batalla del ego continúa”…porque sigue demostrando nuestra actitud beligerante e ilusoria de estar siempre contra algo o alguien aunque sea en nosotros mismos. Por eso desecho esos escritos y cada día me dispongo a estar en el papel de observador y observado, amando a ambos, en mí y en el que llamo….el otro.

Ya es hora de dejar de asociar al ego con palabras como: pecado, dolor, rechazo, mentira, odio, culpa, vergüenza, etc…para comenzar a integrarnos a la verdadera Unicidad en donde pecado es experiencia necesaria y enriquecedora, dolor es una consecuencia de las elecciones de ese juego, mentira, culpa y vergüenza son las laceraciones que infringimos, ignorantes de que cuando asumimos con Amor lo que SOMOS… asumimos la puesta en escena de recursos que cuando aprendemos a iluminar, dejan de ser “el monstruo escondido en el armario” para ser un gran archivo de energías que necesitan ventilarse para transformar su carga en una bendita experiencia consciente y enriquecedora.

Ya no somos niños. Que no nos asusten con el monstruo del armario.

Ese armario tiene dentro colgado un espejo…y allí reflejamos la tarea.

LA LUCHA CONTRA EL EGO ES UNA LUCHA DOLOROSA Y PERDIDA DESDE EL VAMOS.

Es una lucha interna que desvitaliza y frustra…una lucha innecesaria cuando comenzamos a dejar el miedo de ver dentro y nos enfrentamos siempre con…ese espejo que tanto tememos y tanto amamos a la vez.

ABRAZANDO A NUSTRO EGO, EN LA AMOROSA EXPERIENCIA DE LA UNIDAD!!!

Tahíta

No hay comentarios:

Publicar un comentario