sábado, 26 de octubre de 2013

COMO SABER CUANDO ALGUIEN NOS REFLEJA


Hace muchos tiempo, aunque algunos no lo entendieron comencé a darme cuenta de que aceptar eso de EL OTRO SIEMPRE TE REFLEJA...era una tontería, pues había cosas en algunos que no me reflejaban para nada, y además siempre lo consideré como una excusa que ponía cierto hermano de camino, para no hacer su trabajo…cuando alguien le decía algo que no le convenía, siempre contestaba ESO TE REFLEJA…y te pasaba la pelota lavándose las manos como Pilatos de algo que era su tarea.

Esto no se contradice para nada en cómo los demás suelen reflejarnos, pero sería absurdo que cada cosa que viéramos en los demás, con la multifacética gama de procesos que vivimos, nos reflejen. Solo que no hallaba como explicarlo, hasta que vi el video de Enric Corbera en que lo muestra claramente. Ver en el otro algo, incluso que no te guste, no lo hace tu reflejo, lo hace…EL QUE ESO TE ENFADE O TE MOLESTE MUCHÍSIMO. Esa es la clave para saber que eso de alguna manera refleja algo tuyo.

Enric da como ejemplo que una de las cosas que le costó superar es la gran molestia que le ocasionaban las personas “estúpidas”( no empleo ésta palabra, mas expreso el echo con las palabras que él usa) , o los que no entienden nada de lo que les explicas. Hasta que se dio cuenta de que él cuando niño, era totalmente “tonto”,(palabra suya también ). Se sacaba 0 (cero) en los exámenes, porque no había un número más bajo a 0…no comprendía nada de lo que sus maestros querían enseñarles…y todos le decían que era “tonto”. Haciendo su trabajo interno se dio cuenta de que no soportaba a las personas de poca comprensión, porque él se había etiquetado y le habían etiquetado como tonto. En un momento de su vida, dio un vuelco y comenzó a ser muy inteligente, entonces estudió cuanto le pareció interesante, siendo uno de los mejores.

Ya tenemos la clave para no generalizar…pues ni modo que todos los que vemos estén reflejando la tarea a hacer…sería “misión imposible”. Quien nos refleja y lo que nos refleja es lo que nos molesta sobremanera o nos enoja incluso. Lo que no, lo vemos, lo dejamos pasar y seguimos sin que nos afecte, aunque nos demos cuenta, usando el discernimiento, de que algo no cuadra o no vibra con nosotros. De esa manera, sí tenemos el tiempo para llevar al espacio sagrado del corazón lo que nos “enciende”…y apagarlo, concienciando y sanando ese aspecto.

Por lo tanto…recordemos que el trabajo interno deja fuera la culpa, (muchas veces estamos trabajando el karma familiar aproveniente de padres y abuelos, y aunque asi no fuera, es aprendizaje no pecado). el manoseo mental, (no sirve, solo tensiona obstaculizando la sanación) las elucubraciones. Se trata de emplear serenamente la intuición, para detectar de dónde ha salido ese malestar que sentimos ante un ser o situación. No hay lugar para la recriminación ni el rencor tampoco…mas sí para el agradecimiento por estar viendo en el hermano o la experiencia, aquello a a sanar.

No necesitamos sentarnos horas para analizar lo que nos molesta. Si estamos atentos, surgirá solo y nos daremos cuenta sin esforzar el proceso. Apertura y atención, solo eso bastará.

LES ABRAZO!
Tahíta

No hay comentarios:

Publicar un comentario