domingo, 25 de noviembre de 2012

EL AMOR INFINITO


El Amor es un océano Infinito.

En nosotros, pareciera ser…pequeñas corrientes de agua, a veces subterráneas, de poco caudal…PERO ES INFINITO.

Siempre hay un paso más hacia él.

Ocurre que ese océano es tan inmenso, que en éstos planos densos, y con temporales y precarios cuerpos, no podemos manifestarlo instantáneamente, pues traería devastadoras consecuencias, como la que provoca la ruptura de un enorme dique.

Poco a poco, ese Amor Infinito se va develando a quienes energéticamente se preparan para recibirlo y ser su vehículo.

¿Cómo nos preparamos?...

1- Abriendo el corazón al Amor como principio espiritual, no sentimental-

2- Considerando “sagrado” a todo SER…dévico, humano, animal, vegetal o mineral-

3- Otorgando “sacralidad” a todo sitio…puesto que hasta el considerado más sagrado, lo hemos cargado de esa energía nosotros, en el pasado, al igual que al sitio que tenemos como más “oscuro”-

4- Creando lo mejor que podamos en pensamiento, sentimiento, palabra y acción-

5- Uniéndonos internamente, no solo en redes virtuales, sino formando un entramado de energía que sostenga y sustente a todos, no importa dónde estén nuestros cuerpos densos.

6-Dejando de lado nuestras diferencias humanas, para enfocarnos en la divinidad que nos hace UNO en esencia.

7- Aceptando, Bendiciendo y agradeciendo…TODO LO QUE LLEGA-

8- Reconociendo, que aunque SOMOS LUZ, nuestros aspectos no iluminados están en proceso de depuración, y que cualquier cosa que manifiesten, es lo que tienen que manifestar en Ley, por lo que podemos amarlos y seguir adelante sin culpas, remordimiento ni juicios.

9- Bajando al ego del pedestal al que solemos subirlo…aún en el camino espiritual. Nos pasa a todos, y esa soberbia espiritual, del grado que sea, es uno de los últimos, pero grandes escollos.

10- Re-cordando lo que SOMOS, aún intuitivamente. Ir adentro a preguntar al Maestro. Afuera solo hay instructores, y los verdadero, siempre dirán “Vayan adentro por respuestas” Si así lo hiciéramos, no tendríamos nada para preguntar fuera…solo nos compartiríamos en Amor, hasta ser realmente UNO, saliendo del espejismo que nos separa.

11- Teniendo siempre presente que el AMOR INFINITO…

No escoge, lo envuelve todo …

Une, no separa…

Trasciende, no reprime…

Libera, no ata…

Perfuma, ilumina, deja pasar, no se ofende, tolera, danza y ríe…toca sin presionar…convence aún sin hablar…santifica sin ligarnos a una religión…crea, sin aferrarnos a una creencia…nivela sin medir…discierne sin juzgar…despierta sin sobresaltar…equilibra sin insensibilizar…y fluye…fluye…fluye sin contención, lógica, preceptos, doctrinas ni razón.

Es ese FLUÍR lo que lo hace INFINITO. Si no fluyera, si eligiera a quien tocar, si no fuera UNIVERSAL…se estancaría en el común amor humano.

Permitamos ese fluír, como una hueca flauta de bambú permite que quien la ejecuta cree inéditas melodías…como permite el árbol el viento que lo transforma, aún dejándolo desnudo…como permite la piedra que el agua con constancia suavice sus formas…como permite la espiga en cimbreante entrega, que la brisa la despeine en su danza…

EL AMOR INFINITO ES UN FLUÍR…Y UN PERMITIR FLUÍR…AL RITMO DEL CORAZÓN.
¿Permitirán hoy a ésta peregrina de la Vida, fluír hacia ustedes para tocar su energía e invitarlos a la experiencia ilimitada del Amor Infinito?

GRACIAS!!!

ASÍ ES.

Su Hermana Tahíta-

No hay comentarios:

Publicar un comentario