viernes, 18 de julio de 2014

EN LA VIBRACIÓN DEL ESPÍRITU


 

Valerie Hunt en su libro “Mente Infinita” dice…: «En mi laboratorio descubrimos que cuando el campo de energía de una persona alcanza las vibraciones más elevadas mediante la visualización o la meditación, esa persona tiene experiencias espirituales independientemente de sus creencias».

Sostener un campo de vibraciones positivas y elevadas, no importando tu creencia, es necesario para crear soluciones espirituales. Cuanto más rápida es la frecuencia, más te acercas al mundo del espíritu invisible y puedes anular las vibraciones más lentas…quitándote de encima limitaciones, sufrimiento y conflictos.

La doctora Hunt es investigadora de los campos de energía humana. Sus conclusiones son casi idénticas a las de Sathya Sai Baba, quien pasó toda su vida enseñando y repartiendo amor incondicional y paz. A sus muchos seguidores les dijo: «La energía humana es baja y la energía divina no tiene límite… Tú eres Dios. Tú eres la energía divina. Cuando haces el trabajo divino. Tu energía crece...».

La filosofía científica de Hunt y la filosofía espiritual de Sai Baba nos ofrecen una visión grandiosa de la energía invisible como una frecuencia rápida que, cuando se abraza, nos impulsa hacia lo divino. Sus interpretaciones recalcan el valor de liberarnos del impacto negativo de las vibraciones más mundanas, que son más lentas.

La mente se diferencia del cerebro en que su vibración no puede medirse con aparatos materiales. La mente superior es como un campo que trasciende la realidad física del cerebro. Cuando explores la presencia del espíritu en tu vida recuerda que la mente abstracta es una construcción superior y se la puede considerar infinita y omnipresente.

La mente es un campo de energía invisible de vibración rápida que no está situada en ningún sitio y que tiene la capacidad de convertirse en una experiencia ilimitada. «La mente experimenta y el cerebro registra». Por lo tanto, cuando hablamos de energía y de frecuencias vibracionales, hablamos de la mente, la experiencia infinita, no simplemente del cerebro. Es la mente, unida a la frecuencia del corazón ( intuición)  lo que ponemos a trabajar para pasar a una frecuencia más rápida y encontrar soluciones espirituales a los problemas.

Piensa en la sensación que produce estar cerca de alguien que parece poseer estas capacidades superiores. Cuando observamos a alguien que tiene una percepción profunda nos sentimos renovados. La persona que te llega al alma con sus palabras y despierta sentimientos de amor y aprecio está vibrando a una frecuencia de energía más rápida.

Tu mente y la mía, tu corazón y el mío… son una expresión individualizada de la mente  y la naturaleza divina, o sea que  son parte del Uno

Como estamos conectados a un campo de energías  Infinito…todo pensamiento y sentimiento  importantes están ahí para que lo tomemos. Descubrir esto es saber qué enorme cantidad de información tenemos disponible…en realidad, TODO CUANTO PODAMOS NECESITAR SABER…está a nuestro alcance si nos mantenemos conscientes, conectados, sosteniendo una energía de frecuencia elevada.Eso deja fuera la ira, el rencor, el miedo, la desvalorización,la falta de compasión, etc

Cuando empieces a considerar las vibraciones más rápidas como sinónimo del Espíritu, recuerda que vivimos en un mundo de energía invisible que damos por supuesta. Las fuerzas electromagnéticas operan en frecuencias vibracionales que no vemos, ni olemos ni tocamos. Piensa en la electricidad, las señales de radio y televisión, los teléfonos móviles. Podemos enviar ondas de radio a la atmósfera, hacer que vayan en un viaje de ida y vuelta hasta los satélites, codificarlas y descodificarlas y recibir información de ellas. Cuando aumentamos la frecuencia de estas ondas de energía podemos enviarlas a distantes planetas y sistemas solares  y de nuevo a nosotros.

¿No es esto lo que haces cuando rezas, meditas o te mantienes altamente consciente?... envías una señal energética invisible de tu campo mental al campo mental universal al que todos estamos conectados.

Todas éstas prácticas emiten una vibración energética invisible que se acerca a las frecuencias más rápidas del Espíritu. Y funcionan!!!

Reflexiona sobre esta idea de las vibraciones más rápidas asociadas con el Espíritu y de que el Espíritu es el Origen de la solución a todos los problemas.

Llegar a la conclusión última de que eres la manifestación de las vibraciones del Espíritu te ayudará a co-crear con él lo mejor y más elevado que puedas, según tu proceso.

Es maravilloso saber que no somos una célula aislada...sino una partícula  del Uno,  que contiene todo para seguir evolucionando en LUZ…infinitamente…con solo mantenernos conectados a esa frecuencia sutil…dejando de lado cada vez más las reacciones y solicitudes densas del ego…y es que ellas solas se disuelven…sin lucha…solo con mantenernos en conexión…en silencio, observantes, sintentes.

ASÍ ES

Te animo a que redescubras tu camino para estar sostenidamente consciente de ese hilo que nos engarza a todos en LA LUZ DEL ESPÍRITU-

MI CORAZÓN…ENHEBRA SUS HILOS CON LOS TUYOS, HOY,EN AMOR ♥

GRACIAS!

 TAHÍTA

1 comentario:

  1. Muchas gracias Tahíta, leerte me llena el corazon y me enseña que cada uno de nosotros somos una celula en este gran cuerpo....
    Siempre juntas
    Lydia

    ResponderEliminar