jueves, 11 de octubre de 2012

LA HUMILDAD


La humildad no es auto-desprecio, ni significa mantenerse en la pobreza material, o permitir la humillación.Una actitud de autocondenación es una falta de amor que transgrede toda ley, asi como la falsa humildad de los fariseos, que mostraban sus prácticas de ayuno y auto flagelación, para que quienes los observaban les creyeran más santos, en innumerables actos de disfrazada soberbia.
Tampoco es la falta de responsabilidad o de cuidados personales.
La humildad es el reconocimiento de que solo vemos una pequeña parte de lo que SOMOS y de lo que es LA VIDA, y que todo va mucho más allá de nuestros sentidos físicos y lo que se manifiesta a la conciencia común.
Significa también permanecer con la mente abierta y dispuestos a aprender, y por lo tanto, reconocernos en un proceso de crecimiento continuo.
Tenemos la responsabilidad de respetar y cuidar de nosotros mismos, de los demás, y del Planeta.
Ya que la Tierra, sus elementos y la atmósfera permiten a las plantas, a los animales y a los seres humanos sobrevivir, la humildad nos compromete a proteger y cuidar sus recursos y a los otros reinos . Solo en una postura humilde recordamos que nuestro objetivo es cambiar nuestras actitudes y ofrecer asistencia y energía luminosa a todos los demás seres.
POR ESO,LA HUMILDAD INCLUYE EL SERVICIO DESINTERESADO.
El preveer las consecuencias de nuestros pensamientos y acciones como individuos y como humanidad, también es parte de la humildad, y nos llama a ser más cuidadosos, prudentes y considerados en la vida. El ser conscientes de que los defectos y fallas son parte de nuestro aspecto humano, nos ayuda a centramos en la observación, la escucha, la comprensión y el perdón, en lugar de juzgar y condenar.
Humildad, significa asimismo, no tomar más de lo que necesitamos, y estar dispuestos a compartir lo que tenemos.
No buscar controlar a ningún ser…sabiendo que esto es no reconocer la divinidad de cada quien, y que éstos juegos de poder conducen a desarreglos mentales y emocionales en los que acabamos olvidando el propósito del alma.
También incluye aceptar decepciones, pérdidas y tragedias descubriendo la sabiduría y fortaleza que de ellas se derivan.
El propósito de ceder humildemente, es poner al corazón por encima de la cabeza. ..dar prioridad a nuestro corazón y a la experiencia del alma, y prestar menos atención al parloteo mental.
Dejar de centrarnos en la mente, permite que cada momento presente se desarrolle sin referenciacia al pasado o al futuro, lo nos abre a una alegría profunda que es independiente de las circunstancias externas. Se trata de una fusión humilde en la Unidad de la Vida.
Concluyendo…Humildad significa comportarse con honor e integridad, observando y aceptando la totalidad de lo que llega, para aprender las lecciones ocultas. ..prestar atención a nuestros estados de consciencia y sus efectos ...entender que si bien somos una pequeña parte del mundo, nuestra presencia tiene un efecto en cadena importante .
La humildad nos permite reconocer que estamos aquí para iluminar e iluminarnos, y que éste es un proceso PERMANENTE E INFINITO!!!.
MI CORAZÓN LES ABRAZA!
Tahíta

No hay comentarios:

Publicar un comentario