jueves, 8 de diciembre de 2011

NO HAY NADA MAL CONTIGO!!!




Conocí a Pedro en un campamento de verano para Ciegos, al que concurrí a acompañar al hijo de una amiga.

Él era medio-japonés, medio-argentino, de unos 15 años de edad, alto y delgado.Mientras mi amiga ayudaba a su hijo a hacer una maleta, me senté en un banco del espacioso parque,y Pedro se sentó al lado,iniciando una conversación amena. Al rato que estábamos ya en confianza me preguntó,tornando su rostro preocupado…

"Necesito saber", dijo, "¿hay algo malo en mí?"

"¿Qué quieres decir?", Le pregunté.

"Yo soy ciego de nacimiento, y nunca me he visto a mí mismo. Necesito saber en confianza, si soy agradable o no ", dijo Pedro.

Con todo mi corazón, le dije a Pedro que él era muy agradable.

"Es en serio?", Preguntó.

"Sí, totalmente."

Hechó los brazos alrededor de mí.

"No hay nada de malo en mí?"

"¡No!"

"Ni siquiera un poco?"

"Ni un poco".

"¿Qué pasa con mi aliento? Comí pizza en el almuerzo ", se rió.

"Me encanta el ajo", repliqué. Los dos nos reímos . Rara vez me he sentido tan conmovida. El alivio de Pedro me produjo una gran alegría..

Durante varios años me formé en una profesión que se centra en encontrar las cosas que están mal en la gente (estudié Psicología). Cada día se inventan nuevas etiquetas, nuevas enfermedades y nuevos cursos de tratamiento para los "patitos feos." Nunca los vemos como cisnes. Y eso cala tan hondo en todos que las personas, aún las que no tienen conflictos psicológcos, viven tratando de detectar qué defectos o fallas tienen.

El temor de que algo está mal en nosotros, es el mayor obstáculo a la alegría. En verdad, no hay otro que la bloquee tanto.

Durante el tiempo que sentimos que hay algo malo, deficiente, o no lo suficientemente bueno en nosotros... nuestra vida reflejará esta creencia. En vista de ello, pensaremos que los demás nos rechazan, que el destino es cruel,que la vida está contra nuestro, o que “dios” nos castiga. Pero, en realidad, nosotros nos estamos condenando y saboteando lo que es bueno. Por lo tanto, todo es una lucha, los éxitos nos esquivan, la felicidad es efímera, el amor siempre se mantiene lejos, y no hayamos paz.

No hay nada malo en ti,ni en mí,ni en nadie. Ciertamente, podemos estar enfermos,podemos haber hecho una mala elección,o no haber actuado desde la altura que hubiéramos querido…y en base a cómo nos sentimos, vemos agrandados defectos que los demás no están ni considerando,tejemos pequeños o grandes dramas de soledad e injusticia,o nos convencemos de que somos malos,antipáticos,desagradables..bla,bla bla.. Estamos nosotros dando poder a éstas ideas…mas quienes somos, más allá del ego limitado, sigue siendo incondicionalmente puro,amado,aceptado y perfecto.

Solo nos falta practicar la autoaceptación incondicional. Grandes cambios ocurren cuando lo hacemos ... ocurren cada vez que escogemos la bondad en lugar de juicio, el perdón en lugar de auto-ataque, y la risa en lugar de la condena.

La vida siempre mejora cuando nos tratamos mejor.

La felicidad tiene que ver con estar dispuesto a ser inocente…aceptar que fuera de la ilusión, somos inocentes,no pecadores, no malos…aprendices tal vez…pero en esencia…INOCENTES.

El último (y único) acto de curación es aceptar que no hay nada malo en nosotros. Intentemos este ejercicio. Decidamos ver solo el bien en todos los que conocemos. Ver la luz en sus ojos, su rostro, su sonrisa, y su presencia. Por encima de todo, mostremos,cuando podamos a todos los que se crucen en nuestra vida,que… no hay nada malo en lo que son. A medida que ofrecemos esta luz a otros …ese mismo sentir flrecerá al considerarnos a nosotros mismos.

Y es que…CUANDO SOLO VES EL BIEN…CREAS EL BIEN .



NO HAY NADA MALO…TODO ES PERFECTO-



Les Amo-



Tu Hermana Tahíta



*Texto escrito por Tahíta en http://comunidadconciencia.ning.com

Si comparten,respeten al autor...aunque todo es inspirado...es un acto de honradez poner en todos los textos,quién lo escribió,de donde lo tomamos-


No hay comentarios:

Publicar un comentario