jueves, 30 de marzo de 2017

ABRAZANDO EL CAOS


El caos así como la incertidumbre y la imprevisibilidad de la vida que estamos viviendo en la actualidad ya sea en la economía, en el lugar de trabajo, con respecto a nuestros hijos o en las relaciones ¡nos rodean y presionan!

 No sabemos cómo lidiar con la incertidumbre y la imprevisibilidad de los eventos en nuestro trabajo, carrera, relación, negocio o vida. Esta sensación persistente de no saber qué situación viene a continuación nos causa mucha ansiedad, estrés y tensión. Sentimos como que estamos caminando sobre campo minado todo el tiempo.

En pocas palabras, la vida presenta cualidades que podemos interpretar como caóticas:

1. Incertidumbre

No sabemos lo que está pasando.

2. Impredictibilidad

No sabemos qué va a pasar mañana.

3. Complejidad

Todo está tan interconectado y relacionado.

4. Velocidad

Todo se está moviendo tan rápido, que es difícil mantenerse al día en el flujo energético.

¿Qué sentimos en una situación caótica?

Ansiedad, estrés, tensión, frustración, desamparo, confusión, desesperación... Las he experimentado todas. Durante mi viaje de lidiar con el estrés y la ansiedad causada por la incertidumbre, me suelo atascar y sumergirme en la ansiedad, sin encontrar por un tiempo mejores opciones.

Cuando percibimos que no tenemos el control, nos sentimos impotentes. Cuando no sabemos cómo lidiar con la incertidumbre, sucumbimos a la ansiedad y el estrés. Queremos ser capaces de sentir que mantenemos algún control sobre nuestro trabajo, nuestra carrera, nuestro negocio, nuestras relaciones, nuestros hijos y nuestra vida. Pero cuando descubrimos que no tenemos ningún control, en lugar de sentirnos aliviados y soltar, nos  descubrimos más vulnerables y temerosos.

Atascados. Paralizados por el exceso de análisis, nos agobiamos por no poder predecir lo que va a suceder a continuación. Y cuando no podemos determinar con precisión cómo van a salir las cosas, insistimos y nos ponemos ansiosos. La incertidumbre nos hace pensar dos veces y tres veces y cien veces sobre muchas cosas: una relación, la carrera, el negocio, nuestra vida. Y terminamos perdiendo tiempo  esperando la solución perfecta, según nuestro punto de vista  o la persona "perfecta" que no aparece.

No hay forma de no enfrentar la incertidumbre y aplicar la aceptación ante la naturaleza impredecible de la vida.

Lo que para mí funciona, aunque no siempre tengo la coherencia de aplicarlo se resume en TRES PALABRAS, que me repito:

¡Abraza el caos!

Acepto que la vida es incierta, impredecible, complicada y rápida.

Acepto la impermanencia y las imperfecciones.

Dejo de intentar llevar adelante mi relato de orden y perfección en una  vida que no tiene ninguna regla al respecto.

No hay trabajo perfecto, ni persona perfecta, ni relación perfecta, ni vida perfecta. Hay trabajos, personas, relaciones y vida. Dejo de luchar contra el cambio. Acepto todo, ya que es ... bueno, malo, genial, corto, arriba y abajo, horrible, loco y fluye en todos los sentidos. ES LO QUE ES.

La vida siempre ha estado en caos... el cambio es caos. Acepto que no puedo controlar la vida - solo puedo gestionar mis propias acciones y pensamientos. No los de nadie más. Sólo los míos, y como puedo. Tengo opciones, como pensar diferente, tomar acción sobre algo, moverme o permanecer sin hacer nada. Crear. Innovar. Vivir. Ya no más tratar de controlar lo que viene a mi camino. Dejar de tratar de forzar la vida.

La incertidumbre nunca desaparece... solo aprendemos a convivir con ella.

No analizo demasiado. No planeo de más. No trato de predecir nada.

Por más inteligentes que seamos, no podemos predecir la vida…las cosas cambian constantemente. Está bien pensar en los pros y los contras y las consecuencias de las acciones, pero con demasiada frecuencia nuestra mente trata de estar perfectamente segura y se pierde en el proceso.

 Permitimos que nuestra mente se distraiga con lo que otros piensan, dicen o hacen, paralizados por palabras arrojadas a nuestro paso.

 El estrés y la tensión son a menudo causados ​​por tratar de traer certeza y previsibilidad a la vida real, donde las cosas son tan rápidas y están tan  interconectadas que simplemente no podemos predecir nada con precisión.

A pesar de todo, podemos avanzar hacia lo inédito, lo no previsto, lo misterioso de la vida.

Digo que sí. Intento. Participo. Cavo profundo. Tomo las oportunidad a las que dice sí mi corazón  Amo. Vivo. Hago.

Porque aceptar y no resistir no significa siempre quedarnos sentados sin hacer que las cosas ocurran. Es un equilibrio…un juego de opuestos en el que no resistimos, nos rendimos, aceptamos, pero a la vez somos actores de profundos cambios.

En un ambiente caótico, las paredes que nos rodean son maleables ofreciendo grandes oportunidades para cualquier persona que salte adentro y pueda adaptarse. Cualquier cosa puede suceder y todo es posible. El trayecto de la vida no es recto sino abundante en obstáculos.

Cada uno de nosotros tiene una oportunidad única en nuestras vidas para hacer contribuciones positivas, valiosas y duraderas a las personas que nos rodean. Pero tenemos que navegar las olas.

Tantas veces en la vida sentí como si no pudiera manejar toda la locura que te llegaba. Así que, me preocupaba tanto que atraía a mi camino más  ansiedad y estrés sobre el futuro por no saber gestionar la incertidumbre. Y me quedaba atascada, prisionera de mil pensamientos. Permanecía sintiéndome indefensa porque la mente trataba de convencerme de que no podría superar los obstáculos con los que tropezaba.

Y esa ansiedad se convertía en un círculo vicioso que invalidaba la belleza de la Vida…esa que nos sorprende en la incertidumbre, en el no saber, en el misterio.

No comprendía antes de AHORA que independientemente de lo que el caos de la vida lanza a mi paso…LO PUEDO GESTIONAR.

Sabemos cómo gestionar el caos cuando aparece. Sabemos cómo gestionar el cambio. Sabemos cómo gestionar la incertidumbre.

Es esta habilidad innata de gestionar la vida ante un aparentemente interminable número de desafíos, es la parte más tenaz de nuestro ADN que se ha mantenido durante miles de años de supervivencia.

Tenemos la habilidad de entender las cosas aun cuando volamos a ciegas.

Improvisar es algo que normalmente no pensamos, pero sabemos cómo hacerlo cuando lo necesitamos. Sabemos cómo enfrentarnos a la incertidumbre intentando cosas nuevas. Ya sea que queramos no cometer los errores pasados , dejar ir las relaciones o los trabajos que ya no deseamos…

TENEMOS LA CAPACIDAD DE ABRAZAR EL CAOS PORQUE TRANSFORMAMOS NUESTRAS MENTES A MEDIDA QUE AVANZA EL PROCESO DE LA VIDA.

¡Eso es vida! Hacer lo mejor que podemos con lo que tenemos. Y cuando se trata del caos, la incertidumbre y la impredecibilidad de todo…podemos ACEPTARLO Y AVANZAR COMO SEA.

Acepto, porque…Aceptar el caos de la vida es mejor que tratar de luchar contra ella…porque no puedo predecir el futuro porque tengo Fe en el proceso que SOY.

Confío en ESE ALGO  misterioso, trascendente, omnipresente,  omniabarcante y todosapiente, le llame como le llame..LO INNOMBRABLE.

Éste es un recordatorio perenne para mí misma  en éste marcador del tiempo y más adelante aún, en el impredecible ETERNO AHORA en el que el NO SABER…acalla la mente perturbadora y abre paso al silencio y a la Paz.

Lo comparto…porque todos estamos entretejidos en la misma Vida…

¡Acepta, no pienses más, avanza y abraza el caos!

 

Siendo Amor-

Tahíta

 

1 comentario: