lunes, 6 de junio de 2011

SINCRONIZARNOS CON EL FLUJO DE LA VIDA




La mayoría de nosotros hemos vivido momentos en los que las cosas parecían encajar maravillosamente. En éstos momentos, por ejemplo, la persona adecuada aparecía en el momento perfecto para salvar una situación, y en esas ocasiones sentimos como si las estrellas se hubieran confabulado para que todo se desarrollara en sincronía.

Puedes llamarlo suerte, o karma, o coincidencia, o la mano de Dios…puedes agradecer a tu ángel de la guarda, el espíritu de tus antepasados, tu santo patrono, o simplemente lo llamarlo MILAGRO.


Tenemos un montón de palabras que puede utilizar para intentar describir esto. Pero, ¿cómo lo entendemos? Y si lo entendemos… ¿qué hacemos al respecto?


Roberto, el propietario de una librería que conozco,me contó que hace un tiempo ,debía tres meses de renta, y su centro se encontraba a punto de ser cerrado,pues no encontraba la salida . Decidió jugar a la lotería y si a la noche no ocurría el milagro, se dispararía un tiro. Puesto que trabajó como guardia de seguridad, había preparado el revólver para tal fin. Esa noche, sus cuatro números salieron favorecidos - y la cantidad que ganó fue exactamente lo suficiente, unos pocos centavos más, para pagar los atrasos de su alquiler. Él estaba encantado, feliz, aliviado - y también desconcertado.


¿Sólo una coincidencia?


Su situación plantea algunas preguntas importantes. ¿Debe el destino resolver todos nuestros problemas por nosotros? Sabemos que no siempre es así. ¿Por qué resolver algunos de ellos y no otros?

Responder a esta pregunta puede significar que tenemos que reconsiderar nuestras experiencias, y … sentir su significado.


Cuando nos fijamos en estos eventos, que son difíciles de entender, a menudo podemos trazar un patrón , y ese el patrón señala empujones pequeños y grandes que recibimos de lo que llamamos azar,suerte o destino, a los que tendremos que prestar atención. Si nos hacemos conscientes de lo que nos está pasando, veremos esos regalos en todas partes, y nos daremos cuenta de que al estar atentos a éstos regalos…atraemos la SINCRONICIDAD a nuestras vidas.


Para entrar en el flujo de la SINCRONICIDAD tenemos que considerar tres cosas.

En primer lugar… confiar en que hay una energía en el Universo, que existe, y que tiene un Plan beneficioso. Esa confianza tiene que ser una confianza PROFUNDA.


En segundo lugar… estar preparados para notar cuando esta energía nos da una ayuda, y estar alertas a las muchas maneras en que puede operar. Si estamos conscientes de sus métodos …la dejamos actuar…si la ignoramos, perdemos una oportunidad de sincronizarnos con la tarea o la situación justa. Muchas personas están esperando por su "gran oportunidad". Es una pérdida de tiempo. La gran oportunidad sólo sucede porque hubo pequeñas sincronicidades que como un engranaje , trabajaron para que algo grande sucediera…en un ser receptivo, que sumó energía y confianza.


En tercer lugar…tenemos que esperar para ser utilizado por esta energía sincrónica en formas que pueden parecen ser contraproducentes o ilógicas.


El universo tiene un plan y tenemos que aprender a movernos con él y hacer nuestra parte. Así que tenemos que dejar de lado el ego y las expectativas de cualquier recompensa. Habrá premios, pero probablemente no serán los que imaginamos. VAN A SER MEJORES!!! Así que…pongamos la intención de nuestro corazón y luego escuchemos, prestemos atención y veamos lo que sucede, comprendiendo que ello es lo adecuado, aún si no era lo que esperábamos…la sincronía ES PERFECTA…nosotros no logramos ver la situación total, por eso podemos pensar que no nos llegó lo adecuado.


He leído que en la India, se dice que alguien en sincronía es…”aquel cuya mente está llena con el ritmo del cosmos”. Cuando nuestros elementos y fuerzas, y los elementos y fuerzas del cosmos están totalmente alineados, estamos en SINCRONÍA. Esa sincronía, cierra los eventos en el espacio-tiempo para que el resultado esté determinado. "


Entrar en este espacio de la SINCRONICIDAD no es tan simple como desear algo y luego esperar que aparezca. Se trata de adaptarnos a las energías del cosmos.


Hay cosas que nos impiden aceptar la sincronicidad en nuestras vidas. Esto es importante porque si conocemos las trampas que la mente puede configurar para nosotros, las podemos evitar más fácilmente.La trampa más dañina es vivir fuera del AHORA,pues la sincronía se maneja en el instante presente…otras trampas…el estar siempre muy ocupados, hacer todo mecánicamente, no permitirnos estar atentos,no dar lugar al silenco.Y otras pertenecientes a nustra sombra,como la ira,la ambición…que todos tenemos,pues si no…no estaríamos aquí.


Considerarlas tiene un aspecto más positivo que solo no caer en ellas….cuando vemos los errores en los que todos podemos caer CRECEMOS EN COMPASIÓN Y COMPRENSIÓN PARA CON NUESTROS HERMANOS.


Nuestros errores no son diferentes de los de los demás. El ver nuestra propia ira, por ejemplo, puede llevarnos recapacitar si la ira es incluso necesaria. Por lo general no lo es. Pensando de esta manera inevitablemente, vamos a tener compasión por la ira de los demás. El darnos cuenta de nuestra propia codicia y deseos… nos puede hacer más abiertos y generosos para con aquellos que están en las garras de la codicia y el deseo. PUEDE LLEVARNOS A AMAR AÚN MÁS A LOS QUE ESTÁN ATRAPADOS EN ELLO…EN LUGAR DE DESVALORIZARLOS. Entonces podemos dejar de lado los sentimientos negativos.

Liberarnos de todas estas demandas del ego es lo que tenemos que hacer si queremos dar la bienvenida a la SINCRONICIDAD de lleno en nuestras vidas.

Si alguna vez te has encontrado a ti mismo inesperadamente enojado, o triste, o perdido… casi con seguridad se trata de un aumento de las emociones que vienen del inconsciente, de la parte a la que llamamos “nuestra sombra” - la parte nuestra que preferimos ni reconocer. Si realmente queremos llegar ser lo suficientemente libres como para fluír con la SINCRONICIDAD, tendremos que humildemente considerar, lo que Carl Jung llamó SOMBRA.


Si en lugar de considerarla una parte a iluminar, con conciencia, tratamos de luchar con ella, nos agotamos a nosotros mismos…y ni siquiera podemos abrirnos a la sincronicidad. Para llegar a ser auténticamente lo que SOMOS…hay que aceptar esa parte inconsciente, sin miedo,sin crítica ni juzgamiento…solo es algo A ILUMINAR.

Entonces…ya estamos dando paso a la maravillosa SINCRONICIDAD en nuestra vida…y ella, nos da sus dones, y nos ayuda a seguir.

Pues en realidad, la SINCRONICIDAD es el perfecto plan de nuestra divinidad manifestándose….acomodando todo, y actuando SIEMPRE, pues todos formamos parte de un Plan…solo que la vemos obrar al decidirnos a NO DEJAR QUE NADA SOMBRÍO NOS HAGA RETROCEDER…Por eso decimos…SOLO CUANDO EL ASPIRANTE ESTÁ LISTO…EL MAESTRO APARECE.

LA SINCRONICIDAD ES PERFECTA Y ACTÚA SIEMPRE…PRESTA ATENCIÓN…ACEPTA TUS Y SUS RITMOS…Y OBSERVA COMO TODO SE ACOMODA EN TU VIDA…COMO EN UN GRAN ROMPECABEZAS EN EL QUE LA ENERGÍA DIVINA COLOCA LAS PIEZAS…DESDE LO MÁS ALTO DEL SER.

Desde esa perfecta sincronicidad…les envuelvo en AMOR Y UNIDAD!



Su hermana Tahíta

No hay comentarios:

Publicar un comentario