sábado, 28 de junio de 2014

CAMBIOS, CÍRCULOS, INTUICIÓN…EL HOGAR


 

El proceso de ascensión, que nos han vendido como algo actual, nunca comienza…ni termina…pues aunque ahora hablemos de ascender desde una dimensión a la siguiente (como si fuera algo físico!)…no sabemos en realidad cuántas hay, si las hay y no son un invento u espejismo del juego, o cuántas podemos seguir co creando….Nada sabemos.  Mas aún sin saber tenemos que “ sentir” cuan cambiados estamos y cuán cambiado está todo. Tenemos que comenzar a hacer más uso del arte del observador, que del hacedor.

 Si parece que marchamos en círculos, es porque estamos en un proceso circular…mas circular en espiral…o sea que nunca en verdad pasamos por la misma experiencia, por el mismo punto del círculo, pues  todo cambia constantemente y en ese espiral ascendente…los círculos son infinitos. Probablemente en algún momento salgamos de éste ciclo o espiral y experimentemos en otro…y en otro…y en otro aún…y a cada uno accederemos cuando completemos la experimentación en el anterior. Solo nuestra Divinidad lo ve y lo decide. Por eso no tenemos necesidad de poner demasiada mente en eso de la evolución y la ascensión, pues son superhumanas y además, espontáneas y autogestionables…nuestra parte humana solo tiene, en ésta etapa, que ampliar el círculo del AMOR,  y nada más..  

Seguramente cada cambio de círculo implique soltar muchísimas cristalizaciones y creencias…por eso es recomendable  practicar el desapego de todo cuanto consideramos hoy “la verdad”…máxime cuando  recordamos lo que implicaba “la verdad” para nosotros hace unos diez años o más, o menos…según el proceso de cada quien..Seguramente hoy nos parece imposible que creyéramos que esa era la verdad…mas así se avanza en los círculos evolutivos…y hoy lo estamos haciendo más rápidamente, en el tiempo lineal, justamente porque nos damos cuenta de cuan relativo y elástico es el mundo de los conceptos humanos y cuan amplio el del Espíritu.

En los círculos más estrechos al Espíritu, no avanzamos por lo que pensamos y lo que creemos, sino por cómo vibramos. Eso diferencia a un intuitivo espiritualista de un intelectual buscador…mas no se preocupen si se descubren en éste último rango, porque todos comenzamos en él…y aunque muchos siguen girando mentalmente en ese círculo, que debiera ser solo un pequeño tramo del camino, otros tardan muchísimo en darse cuenta de que la realización espiritual es un proceso vibracional que no siempre está ligado a la mente, aunque la tiene como ayudante.

Somos un alma intuitiva que se vale de la mente para enfocar un punto desde el cual co crear la trama infinita de la realización Divina.

Por eso es que cuando creemos tener un problema, la mente puede dar un punto de apoyo, mas el abrirnos a la intuición es lo que proveerá la solución.

Dentro del ordenador inmenso de la mente, la intuición  encuentra el programa justo y si no lo haya….PUEDE CREARLO!

La intuición crea la salida del problema. No importa cuán mental crea cada uno que ha sido el camino…la mente no conoce ese atajo.

Siempre creen un espacio de oportunidad energética para que la intuición se revele.

Espacien los pensamientos, aquieten el paso…y dejen que se abra todo el abanico de oportunidades que el Espíritu quiere mostrarles.

Es un enfoque  poderoso…muy poderoso, mas solo si se lo permiten, si creen  sin lugar a dudas que es así, que puede llegar todo desde mucho más allá que el análisis mental y la ocupación y pre-ocupacón.

Con que solo estén cumpliendo lo mejor que puedan con la ley del Amor, ya tienen garantizado el acceso…y cuanta más aspiración y confianza le sumen…mejor.

No limiten el flujo de las energías a sus posibilidades humanas y mentales. Es un desperdicio de poder que no vale la pena.

Hay tanto por SER!!!

Y lo SOMOS… solo que no lo estamos haciendo consciente. Cuando podamos abrirnos a esas posibilidades…más y más dones florecerán en el camino y el alma perfumará sus vidas con un aroma a “hogar” que no olvidarán jamás. Esa fragancia volverá a ustedes cada vez que detengan la mente y unifiquen su voluntad a la del Uno entregándose a su poderoso abrazo intuitivo.

El Hogar es ese estado de consciencia sin limitaciones en el que recordamos lo que somos.

Y ¿saben qué?...Nunca nos hemos salido de él…LO QUE SOMOS está en el HOGAR…jalando a nuestra parte humana para que se suelte de lo que hoy considera LA VERDAD.

Eso es evolución y ascensión…un proceso en el cual, en cierto punto nos damos cuenta de que ya no somos un yo Humano sino un UNO…experimentándose!

EN EL UNO…UN EFLUVIO DE AMOR PARTE DE ÉSTE FRAGMENTO AL DE USTEDES!

 

Tahíta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario