domingo, 25 de noviembre de 2012

EL EQUILIBRIO Y LA ABUNDANCIA





Hay muchas personas luminosas encarnadas en éste momento en servicio. Y es que en verdad, todos estamos en servicio. Algunos han venido de dimensiones y sistemas muy avanzados, para ayudar a los demás y a la Tierra. No se encuentran solo en los círculos de la Espiritualidad y de la llamada Nueva Era…sino en algunas religiones y aún fuera de todas, y todo movimiento.

Todos estamos aquí porque aceptamos las condiciones limitadas en que humanamente nos movemos, velados por la ilusión y la dualidad, por eso, juzgar a alguien es temerario, pues forma parte de nuestra propia ilusión, no solo la de él.

Estamos aquí para cambiar los paradigmas de limitación y de poca compasión que nosotros y otros creamos en la ignorancia de la verdadera identidad.

Estamos jugando el juego del libre albedrío, y para ello, tuvimos que crearnos estos cuerpos densos que en ciertos momentos pesan demasiado y en otros responden con infinito amor y presteza. No todos estamos despiertos al propósito de nuestra encarnación y a lo amoroso de haber venido en condiciones tan duras a estar encerrados en tantos envoltorios.

Algunos son conscientemente servidores de la Luz, y viven día a día sumando consciencia al total colectivo…y si estás considerándote uno de ellos, sabrás que éste grupo parece estar enfrentando los retos más grandes y los desafíos de sobrevivencia más intensos.

Cuanto a más servicio nos comprometemos, más desafíos llegan…y no pocos se sienten apesadumbrados por considerar que dichas experiencias llegan porque son inadecuados, ineptos, porque algo están haciendo mal, o fallando.

Muchos se dirigen a su interior por ayuda…y no la perciben.

¿No te has sentido así últimamente?

Algunos no comprenden, por ejemplo porqué tienen tanta dificultad para obtener su sustento.

A veces, la clave está en cambiar la plática con el Espíritu…en lugar de decirle "Espíritu, ¿me ayudas a conseguir dinero, por favor?" podemos decir… "Espíritu, muéstrame lo que me falta ver o hacer, porque sé que esta no es la forma en que se supone que funciona."

Seguramente si están atentos comenzarán a abrirse a muchos puntos de vista que no han considerado y que está obstaculizando la manifestación de lo que necesitan.

En primer lugar, tengan en cuenta que aunque estamos en un estado espiritual de ascensión, tenemos que seguir llevando vidas terrenas, manejándonos lo mejor posible en nuestros cuerpos físico, mental y emocional. Cada uno tiene que encontrar su propia manera equilibrada de ir ascendiendo. Algunos consideran que haciendo un gran trabajo espiritual o con prácticas determinadas, no necesitan prestar atención a las energías que se mueven en el día a día…y en verdad, es todo lo contrario…el modo en que manejamos esas energías determinan el ritmo evolutivo.

Nuestro compromiso espiritual no nos releva de trascender los problemas diarios que justamente son los que trasforman nuestros campos energéticos. Y es que en verdad todos nuestros cuerpos están ascendiendo también…aunque desencarnáramos en éste proceso…hasta ese momento estamos haciendo evolucionar la materia de cada plano.

Cuando descuidamos los otros tres cuerpos en favor del crecimiento espiritual, se produce un desequilibrio grave. En consecuencia, hay muchas personas que son muy avanzados espiritualmente, pero pueden estar afectados por una enfermedad física, problemas de sustento económico, desequilibrio emocional / ego, etc Estas personas están aportando mucha energía vibracional de luz a la conciencia planetaria. Si bien estamos cumpliendo nuestros contratos espirituales, es también nuestra responsabilidad manejar nuestros problemas mundanos. Depende de nosotros, como individuos, tomar las medidas necesarias para que los otros tres cuerpos, mental, emocional y físico, operen en alineación y equilibrio con el cuerpo espiritual.

¿Techarías tu casa antes de poner las bases y levantar las paredes?

Una ascensión no es fácil, y se nos está asistiendo masivamente. Estamos logrando en pocos meses lo que antes nos llevaba varias vidas. ¿Se dan cuenta de lo que significa? Es fantástico.

Eso no es todo, sin embargo. El trabajo más difícil es tomar la responsabilidad por el bienestar y la ascensión de nuestros otros cuerpos, así como atender nuestras necesidades y cumplir con nuestro trabajo personal. Si asumimos esa responsabilidad y clarificamos la intención de entrar en el poder, en todos los niveles, entonces otros aspectos del Espíritu nos responderán y nos facilitarán el camino.

Vinimos aquí con la energía luminosa codificada en nuestro ADN. Manifestarla es nuestra verdadera misión. Muchos sistemas de creencias ya innecesarios se han construido en torno a esto. Muchos de éstos sitemas nos han convencido que tenemos que elegir entre lo espiritual o el mundo material…pues se basan en una creencia dualista. Podemos y tenemos en verdad que optar por el camino intermedio, para poder traer el cielo a la Tierra lo que significa espiritualizar la materia. Para ello, no podemos pretender que el Espiritu nos dé de comer si no trabajamos, o nos saque de nuestros desafíos. No lo hace, y nos sentimos decepcionados y con amargura.

Lo mismo hacemos con la espera del “fín del sistema”…esperamos que de un día a otro todo se transforme o que alguien nos rescate…y la transformación, si no la propiciamos nosotros, no la hará el Espíritu.

Se nos dice que debemos participar en el trabajo de los distintos grupos, meditaciones, etc con el fin de garantizar que la transformación mágica suceda. Hay muchas creencias similares que alimentan esta corriente. En realidad, se trata de sistemas de creencias …que son tan perniciosos y peligrosos como los de la vieja energía. Unos nos hacen inferiores esclavos, los otros, pueden montarnos en la soberbia de creer que nos van a precipitar todo, sin efectuar los cambios.

¿Por qué no nos responde el Espíritu cuando pedimos por comida, vivienda, dinero para pagar nuestras cuentas, etc? Lo más probable es que no hayamos pedido poder manifestar en nuestra vida el flujo de la abundancia en todo, para recibirlo luego.No manifiestas abundancia, no recibes abundancia.Esa es la clave del dicho de Jesús " al que más tiene más le será dado"---que tanta controversia despierta por parecer injusto.No olviden que habla simbólicamente:al que más alegría tiene, más alegría se le da, al que más amor tiene, más amor se le da, al que más abundancia manifiesta sin acaparar nada,dejando fluír, más abundancia la corriente de la Vida le acerca.

O tal vez... nos han convencido que tener dinero “no es espiritual”. Se nos enseña que es virtuoso dar y que recibir es egoísta. En un universo que funciona según el principio de entrada-salida, el equilibrio de las energías es importante. Si todos nos disponemos solo a dar…¿cómo vamos a permitir que otro, al darnos equilibre sus energías?...No se puede si la mayoría se niega a recibir. Somos egoístas si no recibimos, ya que no permitimos que otro dé. Tenemos muchas creencias confusas y dualista acerca de los aciertos y errores del servicio espiritual, ninguna de las cuales son realmente aplicables. Sólo sirven para bajar nuestros niveles de energía. Si le preguntas al Espíritu cómo hacer para servir a la humanidad y el planeta, seguramente recibirás respuesta. También debemos preguntarle por la abundancia material antes de recibirla.

Mientras estés creyendo que es mala, y que va a interferir con tu progreso espiritual, no la tendrás. Aquí es donde el Trabajo de Luz y la ciencia de la co-creación de la realidad consciente se unen. Para todos nuestros estudios espirituales, meditaciones y prácticas, sólo hay una ley universal: consigues aquello en lo que pones tu atención. Si el no tener sustento te atrapa en ese pensamiento, se estancará también tu trabajo espiritual. Es muy difícil ser espiritual cuando el cuerpo está enfermo, cuando tienes hambre, cuando tienes frío.

La verdad es que Dios, o el Espíritu, es abundancia ilimitada. La vibración que sostiene toda la realidad creada es la alegría. Este es nuestro patrimonio y nuestra herencia. Esto es lo que la humanidad está empezando a descubrir después de haber vivido durante muchos milenios en las bajas energías de la dualidad y el miedo. No es el propósito que nos falte nada. Cuando nos falta, no estamos en la vibración de la alegría. Cuando no estamos en la vibración de la alegría, estamos desconectados del flujo infinito del Universo.

Nuestras creencias espirituales y súplicas no corregirán esto. Somos los únicos que tenemos el poder para hacerlo, en cada parte de nuestro ser, porque nuestros pensamientos crean nuestra realidad. Toda la creación comenzó con un pensamiento. Nuestras vidas también pueden ser inmediatamente transformadas por cambiar nuestros propios pensamientos. Si podemos permitirnos tanto recibir como dar, de manera equilibrada, las energías comenzarán a fluir. Si aprendemos a valorarnos en este mundo a amamos a nosotros mismos, las puertas se abrirán. Veremos que vivir en la negación y el sufrimiento es desconectarnos del Espíritu…y que abrirnos, significa hacerlo en las dos direcciones, dar y estar permitiendo recibir la abundancia en todo sentido.

Ahora…Recuerda…No estás fallando porque estés enfermo, con escasos medios o sin pareja…al que más tiene (consciencia) más se le pide (co-rear lo que necesita)…así que comienza a dejar de pedir eso que quieres…pide interpretar de qué manera abrir la puerta para que llegue…a través de estar cada día conectado a la alegría, sabiendo que merecemos la abundancia de toda cosa buena…y que

YA ESTÁ LLEGANDO!



QUE PUEDAN ABRIR LA PUERTA A LA BUNDANCIA EN ÉSTE AHORA!!!



Tahíta

No hay comentarios:

Publicar un comentario