lunes, 13 de junio de 2011

SANARNOS Y SANAR EL PLANETA…EN UNIÓN




A fortunadamente contamos con mucha información sobre cómo limpiar nuestros  cuerpos de las enfermedades, toxinas, formas negativas de pensamiento y bloqueos de energía.

Basta nuestra intención,para que se inicie el proceso.

Solo tenemos que sintonizarnos con los niveles más altos de conciencia y armonizar  la totalidad de nuestro  ser, desde el plano astral más elevado hasta el plano físico.

Si no podemos aumirlo solos,contamos con muchos trabajadores de luz preparados que sirven de catalizadores o vehículos para que sanemos.. También hay muchos falsos sanadores.

Cuando seleccionemos a un individuo para facilitar la curación, recordemos que nosotros somos los verdaderos sanadores, y que es nuestra intención, nuestra voluntad, lo que pone las cosas en movimiento.

En nuestra  búsqueda de la luz, tenemos que tener mucha precaución con los salvadores y Mesías modernos.

Hay muchos que, dándose cuenta de nuestra necesidad, se aprovechan de estos arquetipos,pues aquí hay mucho que ganar y el ego de quienes no han despertado no descansa jamás.

Muchos se han puesto el manto de la Hermandad Blanca. Son maestros del discurso, e intentarán hipnotizarnos con palabras  complejas y abstractas.

De nuevo les dejo el consejo de aplicar el DISCERNIMIENTO.

A fin de reconocer a los genuinos trabajadores de luz, tengamos en cuenta estas simples preguntas:

¿Respaldan nuestro poder para que lleguemos a la cura nosotros mismos, o nos exigen que profesemos alguna creencia,doctrina o concurramos a meditaciones regulares,generalmente pagas u  oficios religiosos de sus templos?

¿Estimulan nuestro descubrimiento propio y nuestra conciencia, nos orientan hacia nuestro interior,(como hace todo servidor genuino) o son ellos quienes señalan «el camino» y nos empujan por su sendero de «iluminación»?

¿Honran nuestro poder, o se lo apropian?

La verdadera curación es la capacidad SIMPLE Y AMOROSA de canalizar la luz. Es un don de quienes aman incondicionalmente y han elegido servir a los demás, los que, a su vez, se convierten en faros.

Simplemente sirven de vehículos del Espíritu. Cualquiera que pretenda hacerles creer lo contrario (hay muchos) actúa motivado por la conciencia egocéntrica, no por el amor.


Los  seres de luz que han venido a asistir en esta transición desean respaldar nuestro poder para que encontremos  nuestra propia verdad. No aceptarán que los glorifiquemos o  les inflemos el ego, y rehusarán nuestra adoración. Tampoco pueden aceptar paga alguna,poes es un principio de la Hermandad Blanca.

Como servidores de la luz, han venido a ayudarnos a regresar al centro, mientras aprendemos a confiar en nuestra intuición y a deesarrollar la maestría.

Al abrir el canal y permitir que fluya la luz, están siendo mediadores del Espíritu. A medida que la luz pasa a través de ellos, es dirigida a los rincones de nuestro ser donde mantenemos  atrapado el dolor,… que ahora estamos listos para examinar y liberar ,con la LUZ de la propia conciencia..

Cuando estamos listos —y sólo entonces—, ocurre la curación. Sólo nosotros establecemos la base para  éste despertar,  y nadie más posee el poder, a no ser que entreguemos el nuestro  a falsos servidores.

El camino del aprendizaje es largo, porque tenemos que desarraigar innumerables ideas erróneas que han sembrado en nuestro interior, y tenemos  que dejar a un lado,de a poco,el ego, para re-conocernos como somos…y solo en la totalidad, el Uno, porque no hay separación.

 Es un proceso que exige mucho  viaje a nuestro interior  y visión.

Los legítimos servidores del espíritu son aquellos que nos están enseñando a honrar al Yo,  a la Tierra, a nuestros hermanos ,aún a los que considerábamos nuestros enemigos, y A TODOS LOS SERES VIVOS

Es nuestra tarea ir  difundiendo la luz del amor  a lo largo y a lo ancho de nuestro mundo…y de esa manera…comenzar  el proceso de sanarnos y sanar nuestro entorno…depurándonos y depurando.


En la curación de cada uno,como fragmentos del TODO, hagámonos  conscientes de los demás seres vivos e irradiémos AMOR Y ACEPTACIÓN, pues solo reconociendo la interconexión que tenemos con toda forma de vida SANAREMOS DE VERDAD

 No basta con depurar nuestro campo... ESTAMOS INTERCONECTADOS, y el propósito más grandioso solamente se cumplirá cuando  podamos ATRAER A TODOS A LA LUZ.

Al margen de los papeles,roles o disfraces que llevemos puestos representando la vida  en los planos inferiores…NUESTRA MISIÓN ES UNIFICARNOS EN LA LUZ-


EN ÉSTA TAREA…TIENDO UN PUENTE DE AMOR HACIA USTEDES…HOY Y SIEMPRE!

Su Hermana Tahíta-

No hay comentarios:

Publicar un comentario